Marvin Barquero.   10 julio
Las protestas de transportistas costarricenses se están dando en Paso Canoas, frontera con Panamá, pero no se descarta extenderlas a Peñas Blancas, con Nicaragua. El tránsito todavía no se ha cerrado. Foto: Freddy Parrales

Transportistas costarricenses protestan en Paso Canoas, frontera con Panamá, porque a sus camiones no se les permite salir con carga del resto de países de la región, lo cual encarece los servicios.

Marjorie Lizano, presidenta de la Cámara Costarricense de Transportistas Unitarios, declaró que están pidiendo al gobierno de Costa Rica aplicar la reciprocidad, ante la negativa del Istmo de permitir que camiones con placa tica ingresen con carga.

Advirtió que aunque por ahora no se ha cerrado el tránsito fronterizo, de no darse una salida al problema podrían llegar a tomar esa medida, pues Costa Rica sí permite la salida de camiones de otros países con carga.

Según Lizano, la medida de reciprocidad está acordada desde el 31 de mayo mediante un documento firmado por la ministra de Comercio Exterior (Comex), Dyalá Jiménez. Se trata solo de aplicarla, enfatizó.

Los problemas con el transporte terrestre regional de carga se vienen presentando desde el 15 de mayo, cuando Costa Rica aplicó restricciones como medida para evitar la propagación del nuevo coronavirus.

Los demás países de la región no aceptaron las medidas costarricenses y se generó un bloqueo en Peñas Blancas, frontera entre Costa Rica y Nicaragua, el cual paralizó el transporte terrestre regional hasta el 30 de mayo.

La situación generó largas presas de camiones en los puestos limítrofes.

Lizano explicó que unos 60 transportistas se están manifestando en Paso Canoas, porque las aduanas panameñas aplican un acuerdo de las autoridades de ese país para no dejar salir camiones con placa tica si vienen con carga.

En el resto de Centroamérica no hay una orden escrita de Aduanas, pero se presenta una negativa de las autoridades a permitir la salida de choferes ticos con camiones cargados, coincidieron Lizano y Francisco Quirós, director ejecutivo de la Cámara Nacional de Transportistas de Carga (Canatrac).

El Comex y los Ministerios de Seguridad y Hacienda, así como la Dirección General de Aduanas y las cámaras de Comercio de Costa Rica (CCCR), de Comercio Exterior y Representantes de Casas Extranjeras (Crecex), de Exportadores de Costa Rica (Cadexco) y la de Industrias de Costa Rica (CICR), hicieron un llamado al diálogo y a evitar la paralización de fronteras.

Lizano manifestó que a pesar de estar abiertos al diálogo, lo que se debe hacer de inmediato es aplicar la reciprocidad y no permitir que los centroamericanos salgan con carga desde Costa Rica.

De otra manera, según dijo, se sigue generando una competencia desleal.

Explicó que el exportador costarricense, en estas condiciones, prefiere contratar un transportista extranjero, pues puede llegar al país de destino y descargar en la empresa de destino.

Al tico, en tanto, se le exige la descarga en un almacén fiscal, lo que encarece la cadena. A eso se añade que el camión debe regresar vacío, lo cual no es el objetivo y la razón de ser de este servicio, sino todo lo contrario.