Por: Marvin Barquero.   16 mayo
Los trabajadores denunciaron que la empresa Alunasa se niega a reintegrar a 35 de los empleados, con lo cual incumple las órdenes del Ministerio de Trabajo. Este desacuerdo causó la ruptura del diálogo este miércoles 16 de mayo. Foto: Archivo
Los trabajadores denunciaron que la empresa Alunasa se niega a reintegrar a 35 de los empleados, con lo cual incumple las órdenes del Ministerio de Trabajo. Este desacuerdo causó la ruptura del diálogo este miércoles 16 de mayo. Foto: Archivo

El Ministerio de Trabajo informó de que realizará "un proceso inspectivo" en la empresa venezolana Alunasa, con el fin de determinar si hay violaciones a los derechos de los trabajadores, en cuyo caso podría iniciar procesos judiciales.

Así lo detalló el viceministro del área laboral de ese despacho, Juan Alfaro López, ante consultas de La Nación, al tiempo que confirmó que este miércoles 16 de mayo se rompió el diálogo entre la firma venezolana y los trabajadores.

Las conversaciones se habían acelerado en vista de que Trabajo rechazó, el 4 de mayo pasado, la solicitud de suspensión temporal de los contratos laborales que presentó la compañía. Esa solicitud de suspensión se presentó desde el 28 de marzo pasado.

Los problemas de Alunasa, atribuidos a la baja en el suministro de materia prima (aluminio), se agudizaron en diciembre del año pasado. Empero, se conocieron públicamente a inicios de marzo, cuando en una carta anónima los trabajadores denunciaron que los estaban mandando en grupos a las casas.

El contacto entre las partes se suspendió este miércoles, luego de cuatro horas de diálogo en la sede del Ministerio de Trabajo, en San José. Los representantes de los trabajadores, agrupados en la sección Alunasa de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP), se retiraron al no de estar de acuerdo en la propuesta patronal para reintegrar a algunos de los empleados.

La decisión de Trabajo de no aceptar la suspensión de contratos tiene varias repercusiones, dijo la entidad: obliga a la empresa a pagar los salarios caídos desde el momento de solicitud de la suspensión hasta la fecha de reintegro a las labores.

También obliga a reintegrar a los trabajadores máximo 15 días después de la notificación y, en caso de no pagar sueldos, faculta a los trabajadores a dar por concluidos sus contratos con responsabilidad patronal ( artículo 73 del Código de Trabajo).

Desde el 4 de mayo, los trabajadores se quejan de atrasos en los pagos de los salarios y de supuesta discriminación en el llamado a los empleados a reintegrarse.

Acciones

Si en las inspecciones del Ministerio se comprueba que existen infracciones a las leyes laborales, que provoquen una violación de los derechos de los trabajadores, ese despacho iniciará los procesos respectivos ante la sede judicial.

Eso sí, de previo, se debe cumplir con las respectivas prevenciones a la empresa, para que la misma subsane las posibles infracciones encontradas, así como también la prevención respectiva por posibles retenciones indebidas de salarios.

Según Alfaro, también se presentó una denuncia por práctica laboral desleal contra la empresa. El procedimiento respectivo inicia con una investigación preliminar de parte del Ministerio en la cual se indaga sobre si existen o no prácticas anti sindicales en Alunasa.

En la tarde de este miércoles y ante la ruptura del diálogo, el secretario general de ANEP, Albino Vargas, aseguró que Alunasa no quiere respetar la orden de reintegrar a todos los empleados a las labores.

Añadió que no se logró un acuerdo con 35 casos y que de ellos, 34 son trabajadores que se afiliaron a la organización que representa.