Marvin Barquero. 17 diciembre, 2018
La última audiencia entre las partes involucradas en el proceso por la eventual salvaguardia o impuesto de entrada a las varillas se realizó el 5 de noviembre pasado, en el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC). Aquí la parte en contra de la petición para imponer el arancel. Foto: Melissa Fernández
La última audiencia entre las partes involucradas en el proceso por la eventual salvaguardia o impuesto de entrada a las varillas se realizó el 5 de noviembre pasado, en el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC). Aquí la parte en contra de la petición para imponer el arancel. Foto: Melissa Fernández

El Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) rechazó la solicitud de imponer una salvaguardia o impuesto temporal del 14% a la varilla, al aducir que no se presentan las condiciones para tal medida.

La decisión, que es primero analizada por la Oficina de Defensa Comercial de ese ministerio y luego elevada al despacho de la ministra, Victoria Hernández, fue notificada a las partes este lunes 17 de diciembre.

La solicitud de la medida temporal fue presentada por la empresa ArcelorMittal, la cual tiene una planta de producción en El Caribe. La empresa adujo un fuerte crecimiento de las importaciones del material a precios bajos, que afectaría a la fabricación nacional.

Empero, el MEIC informó, al concluir la tarde este lunes y luego de notificar a las partes, que como resultado de esta investigación se logró constatar que el volumen de las importaciones del producto objeto del análisis disminuyó durante el periodo que abarcó el estudio (2015-2017).

“En lo que respecta y es atinente a esta investigación, con los datos aportados por la empresa ArcelorMittal no se identifica la existencia de un daño o amenaza de daño grave sobre la rama de producción nacional de varilla”, detalló el ministerio en un comunicado.

En este caso, el ministerio no otorgó ningún monto de arancel. En algunas ocasiones no se aprueba lo solicitado por quienes se sienten perjudicados, pero se concede algún monto del impuesto de entrada.

Ahora ArcelorMittal cuenta con un plazo de tres días, a partir de la notificación, para interponer un recurso de revocatoria en contra la decisión de despacho ministerial del MEIC.

Los dos bandos

Lucrecia Brenes, asesora de ArcelorMittal confirmó lo resuelto, pero reconoció que no había leído los detalles de la notificación para determinar las bases sobre las cuales el MEIC rechazó la petición.

Dijo que esta compañía se referirá con detalle al tema este martes 18 de diciembre.

Manifestó que, en general, el ministerio aduce que no se cumplen las condiciones para poner el arancel temporal solicitado del 14%, que es igual al que tenía el producto antes del 2011, cuando se eliminó ese impuesto de entrada; quedó entonces solo con el 1% obligatorio, y se abrieron las importaciones. De haberse aceptado la gestión de la empresa, el arancel volvería al 15%.

Este proceso se originó cuando en noviembre del 2017 la compañía ArcelorMittal, que tiene una planta de producción de varilla en Pococí, Limón, solicitó una medida de salvaguardia (imposición de un impuesto de entrada a las importaciones), para compensar la fuerte baja en en el precio internacional que, a su vez, fomentó el alto crecimiento de las importaciones, según esa compañía.

La Cámara Costarricense de la Construcción (CCC) y los importadores se opusieron a la petición de ArcelorMittal durante el proceso desarrollado por la Oficina de Defensa Comercial.

Sus posiciones indicaron que el precio de la varilla podría subir en el mercado local de concretarse la salvaguardia o imposición del impuesto de entrada, y que eso conllevaría a aumentar el precio de la construcción, con particular impacto en la vivienda de interés social.

La varilla representa 11,75% del valor total de la construcción en edificios y 10,25% del total en el caso de las viviendas, de acuerdo con los cálculos de ese gremio.

El director ejecutivo de la CCC, Randall Murillo Astúa, aseguró que esta decisión del MEIC respalda la competencia del mercado y evitará que se forme un perjudicial monopolio.

El gremio recordó que el posible incremento en el impuesto a la importación de varilla hubiera significado un golpe a la economía nacional, pues se trata de un producto indispensable e insustituible en cualquier proceso constructivo.

“En este proceso nunca quedó demostrado por qué era necesario ese arancel. Por el contrario, logramos hacer conciencia sobre el daño que se le hubiera hecho a la economía nacional, en momentos que más bien urge una reactivación del sector productivo y de la economía del país”, comentó Murillo, en un comunicado que emitió la Cámara al terminar la tarde de este lunes.