Óscar Rodríguez. 21 junio, 2016
Japdeva está en un proceso de reestructuración para reducir sus gastos. El peso de la planilla es el más relevante ya que consume la mayoría del egreso. En la imagen, el muelle de Moín, en Limón. | JOHN DURÁN/ARCHIVO
Japdeva está en un proceso de reestructuración para reducir sus gastos. El peso de la planilla es el más relevante ya que consume la mayoría del egreso. En la imagen, el muelle de Moín, en Limón. | JOHN DURÁN/ARCHIVO

Los directivos de Japdeva reprendieron al gerente general, Pablo Díaz, por presentar una propuesta blanda para reducir el gasto en la institución.

El Consejo Director de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) ordenó al funcionario, en octubre del 2015, instaurar un plan de contención para equilibrar las finanzas.

Sin embargo, siete meses después, la iniciativa fue devuelta porque no incorporaba ninguna proyección de reducción del gasto ni ahorro para este año, según el acta 18-2016, del pasado 12 de mayo, de la cual tiene copia La Nación.

El malestar de los directivos fue tanto que aprobaron, por unanimidad, dar un llamado de atención a Díaz. Se intentó obtener la versión del funcionario, pero no respondió las consultas ni llamadas hechas.

La directora Verónica Taylor fue la más crítica. Incluso, señaló, durante la sesión, que uno de los borradores recibidos tenía más información comparado con el plan final.

“Lo que tenemos acá es una propuesta de medidas para contención del gasto que ni siquiera tiene la estructura de un plan, son dos hojas con propuestas, para mí no es suficiente esperar siete meses para que me traigan dos hojas con propuestas”, dijo Verónica Taylor, directora de Japdeva, según reseña el acta de la Junta Directiva.

Jorge Soto, gerente de Desarrollo de la entidad, recalcó que se deben tomar decisiones “de las gruesas” para bajar costos.

“Lo que se necesita es reducir el gasto, pero eso fue excluido por don Pablo (Díaz), posiblemente por asuntos de convención”, enfatizó ante los directivos, en mayo anterior.

El documento establece medidas como el control de nombramientos y de suplencias, y los gastos administrativos. Además, una reducción de las horas extra. Sin embargo, no cuantifica ninguna de las acciones.

La institución portuaria está en un proceso de revisión de sus gastos porque entre el 2010 y el 2015, reportó cuatro años de déficit operativo, según sus reportes financieros. El año pasado, la entidad portuaria registró una pérdida de ¢463 millones.

Pese a su situación financiera, los directivos avalaron incentivos salariales a nuevos funcionarios.

Tiempo adicional. Ann Mc Kinley, presidenta ejecutiva de Japdeva, catalogó lo ocurrido de “serio” y, prometió al resto de los directivos aplicar medidas drásticas.

Mc Kinley confirmó que dieron un tiempo adicional a la Gerencia General para ajustar el plan. Los directivos verán de nuevo la propuesta esta semana.

“Hemos aplicado acciones como reducir el pago de horas extra y la contratación, pero tienen un techo”, detalló la jerarca.

Japdeva prepara una reestructuración para bajar gastos.

Dentro de dicho proceso, la entidad implementará un programa de movilidad laboral voluntario para reducir la actual plantilla de la entidad portuaria.

Actualmente, la institución cuenta con 1.945 empleados, quienes recibieron, el año pasado, ¢10.350 millones amparados en la convención colectiva.