Patricia Leitón.   13 febrero

El precio del dólar bajó ¢5,13 en las últimas tres sesiones del mercado mayorista, luego de las intervenciones que realizó el Banco Central y la mayor calma que se comenzó a percibir tras las elecciones presidenciales del pasado domingo 4 de febrero.

El jueves y viernes de la semana pasada las compras de dólares que hicieron los bancos en ventanilla superaron a las ventas, contrario al comportamiento de los seis días anteriores. Archivo/Jose Cordero
El jueves y viernes de la semana pasada las compras de dólares que hicieron los bancos en ventanilla superaron a las ventas, contrario al comportamiento de los seis días anteriores. Archivo/Jose Cordero

Este lunes 12 de febrero, el precio promedio en el Mercado de Monedas Extranjeras (Monex) terminó en ¢570,41.

En el Monex se negocian montos superiores a los $1.000; ahí participan, generalmente, las entidades financieras y empresas exportadoras e importadoras.

Dicha reducción también se refleja en las ventanillas de los bancos, donde el precio de referencia de compra (que es un promedio de las transacciones del día anterior) quedó, para el 13 de febrero, en ¢567,69 (¢3,79 menos que el máximo alcanzado el 9 de febrero), y el de venta en ¢574,55 (¢2,81 menos que el máximo alcanzado el 8 de febrero).

En las ventanillas de los bancos también se reflejó la mayor calma, pues las compras de dólares que hicieron las entidades al público, el jueves y el viernes de la semana pasada, superaron las ventas, contrario a lo que sucedió en los seis días anteriores.

El precio de la divisa en el mercado Monex comenzó a subir desde el 29 de enero, a medida que se acercaron las elecciones, y llegó a un punto máximo de ¢575,74, el 7 de febrero.

Intervenciones del Banco Central en el Monex entre enero y febrero del 2018.
Intervenciones del Banco Central en el Monex entre enero y febrero del 2018.

El Banco Central comenzó a intervenir vendiendo dólares, desde el 29 de enero. Entre ese día y el 6 de febrero, la entidad inyectó $52,4 millones. La autoridad monetaria también emitió un comunicado, el 7 de febrero, en el cual advirtió de que la historia demuestra que, cuando el precio de la divisa sube rápidamente, luego baja de igual forma.

“La historia cambiaria de los últimos 10 años muestra que en todos los episodios de rápido incremento en el tipo de cambio (como en los eventos de 2008, 2014 y 2017), luego se ha presentado un ajuste hacia la baja igualmente acelerado”, señaló el Banco.

Otros factores

Y la historia se repitió en este leve episodio. Economistas consultados por La Nación consideran que estas intervenciones funcionaron, pero también lo hicieron otros factores.

“Me parece que lo que ha sucedido es una mezcla de varios elementos relacionados con las expectativas de los agentes económicos. El primero –y más importante, desde mi perspectiva– es que conforme pasó el tiempo desde el día de las elecciones, los agentes económicos tuvieron más tiempo para asimilar los resultados, ponerlos en su adecuada dimensión y por tanto, pasado el estupor inicial, lo normal en esos casos es que los mercados tiendan a estabilizarse”, comentó el economista José Luis Arce.

Este especialista añadió que en el momento inmediato las personas y los participantes en el mercado tienden a sobrerreaccionar.

El segundo elemento, añadió Arce, es la capacidad de intervención del Banco en el mercado, que ayuda a que se calmen las expectativas.

Por su parte, el economista Norberto Zúñiga también consideró que hay una combinación de factores.

“El Banco Central ha ganado credibilidad y también cuenta con información sobre las distintas variables que influyen en el mercado cambiario. Esto es muy importante para coadyuvar a mantener tranquilidad en la difícil coyuntura que atraviesa el país”, dijo Zúñiga.

Al 8 de febrero, el Banco Central contaba con reservas monetarias por $7.104 millones y espera $1.000 millones de un préstamo con el Fondo Latinoamericano de Reservas. Dicho monto de reservas supera la base monetaria, lo cual indica que todos los colones que circulan no podrían comprar dicha cantidad de divisas.

De estas reservas, la entidad toma los recursos para intervenir en el mercado cambiario. El monto actual es más que la base monetaria, lo cual significa que los colones en circulación no podrían comprar esa cantidad de divisas.

El Banco Central también ha llamado la atención en que hay un aumento en el precio del petróleo, que implica una mayor demanda de dólares, pero ha insistido en los ajustes moderados.

Por otro lado, de acuerdo con el estudio Aproximación de Patrones Estacionales en el Mercado Cambiario de Costa Rica (que analizó de octubre del 2006 a junio del 2013), en los meses de enero, febrero y marzo el tipo de cambio ha tendido a bajar en el pasado.