Óscar Rodríguez. 12 abril
Hacienda recibirá observaciones a la primera propuesta de reglamento de renta hasta el próximo 26 de abril. Luego enviará el texto final formalmente a consulta pública. Foto: José Cordero.
Hacienda recibirá observaciones a la primera propuesta de reglamento de renta hasta el próximo 26 de abril. Luego enviará el texto final formalmente a consulta pública. Foto: José Cordero.

El Ministerio de Hacienda publicó en su sitio web, este 12 de abril, la primera versión del nuevo Reglamento de la Ley del Impuesto sobre la Renta.

La entidad recibirá observaciones del texto propuesto hasta el próximo 26 de abril.

Las recomendaciones a la normativa se podrán enviar por correo electrónico a las direcciones direcnormativadgt@hacienda.go.cr y direcciongeneral-dgt@hacienda.go.cr

Hacienda detalló, en un comunicado de prensa, que una vez revisadas las propuestas de cambios se someterá a consulta pública la versión final formalmente por un plazo de 10 días hábiles luego de su publicación en el diario La Gaceta.

La Dirección General de Tributación será la encargada de evaluar las observaciones y publicar la versión final del reglamento.

“Mantenemos nuestra política de transparencia y nuestro llamado de participación ciudadana, la cual es sumamente importante para mejorar esta propuesta de reglamento. Hoy estamos poniendo a disposición el primer borrador del reglamento de renta”, destacó Nogui Acosta, ministro interino de Hacienda.

El funcionario resaltó que los reglamentos siempre se ven enriquecidos con las propuestas hechas por las personas.

El impuesto sobre la renta fue reformado, el pasado 3 de diciembre, cuando se aprobó, en segundo debate, la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

Entre los cambios más relevantes con el plan fiscal estuvieron la aplicación de la renta global, para que los contribuyentes deban tributar sobre la globalidad de sus ingresos y no en forma separada. Este cambio aumenta el monto final que deben pagar las personas con mayores ingresos.

Además, se aumenta hasta 25% el impuesto sobre la renta que deben cancelar las personas con salarios superiores a ¢2,1 millones.