Patricia Leitón, Esteban Ramírez.   5 diciembre, 2019
Ver más!

El nuevo ministro de Hacienda, Rodrigo Chaves, planea realizar una fuerte inversión para modernizar el sistema informático de la entidad.

Con 58 años de edad y 25 de experiencia en el Banco Mundial, durante los cuales laboró en 45 países, estima que se requiere destinar de $40 millones a $50 millones por año, por cinco años, a tecnología que permita recaudar más impuestos a través del combate a la evasión y que también genere ahorros por medio de un gasto eficiente del dinero y del manejo de la deuda pública.

Chaves coloca este tema como una de sus prioridades y mayores urgencias.

Por ello, esta misma semana convocó a los organismos internacionales: el Banco Mundial (BM), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para buscar el financiamiento y contratar a una de las empresas que haya desarrollado tecnología de punta hacendaria para otros países.

¿Cómo permitiría un sistema moderno mejorar la recaudación?

Chaves citó, como ejemplo, que actualmente una persona entrega su declaración de impuesto sobre la renta y el sistema informático del Ministerio de Hacienda no tiene capacidad de contrastar la información con el estilo de vida de ese contribuyente.

Con un sistema moderno, se podría cruzar la declaración de renta con los vehículos que tiene la persona, sus cuentas bancarias, sus compras con tarjeta de crédito y sus propiedades, entre otros, y entonces revisar si hay consistencia entre los impuestos reportados y su estilo de vida; si no la hay, el sistema mismo lanza una alerta.

En los primeros ocho días que tiene como ministro, Chaves ha realizado tres reuniones sobre este tema, y en su agenda están anotadas otras más.

Su meta es que los financiamientos externos estén aprobados en marzo del 2020 para poder llevarlos a la Asamblea Legislativa.

La idea inicial es bien recibida en el Congreso. Al menos así lo expresó el diputado del Partido Liberación Nacional, Wágner Jiménez, presidente de la Comisión de Ciencia, Tecnología y Educación.

“La obsolescencia de los sistemas informáticos del Ministerio de Hacienda conduce a esquemas de evasión y fraude fiscal, la modernización de los sistemas es una tarea impostergable, y si contempla un plan de retorno estaré en la mayor disposición de apoyar el empréstito”, opinó Jiménez.

El Sicop es un sistema único de compras digitales que se ha tratado de implementar desde el 2010 y es un ejemplo de las dificultades que ha tenido el Ministerio de Hacienda en avanzar con el mejoramiento de sus plataformas informáticas. Foto: Patricia Leitón

Tropiezos informáticos

A su llegada al Ministerio, Chaves encontró que Hacienda tiene ocho sistemas diferentes que no se comunican entre sí y detectó que algunos procesos se hacen “a pie”, en hojas de Excel que luego no se comunican entre sí.

Su objetivo es que sea un solo sistema, y ya le tienen nombre preliminar: “Hacienda digital”, como parte del Gobierno Digital.

“Lo que nosotros hemos hecho (hasta ahora) es un trabajo muy casero, al cual no se le ha invertido lo suficiente y el desafío es invertir más y rápido, en poner al Ministerio de Hacienda en el siglo XXI como merece el país”, comentó el ministro en una entrevista con este diario.

En el pasado, el Ministerio de Hacienda ha hecho esfuerzos por digitalizar sus sistemas, pero ha afrontado dificultades de implementación y actualización.

Algunos casos son el TICA (Tecnología de Información para el Control Aduanero) destinado a mejorar la recaudación de impuestos en aduanas. Se creó hace 17 años, pero luego no se le hicieron las inversiones requeridas y se desactualizó.

Otros intentos con dificultades han sido el marchamo electrónico para evitar el contrabando, y los escáneres para revisar las mercancías sin abrir los contenedores.

La factura electrónica se trató de implementar en forma obligatoria desde el primer semestre del 2014, pero fue hasta el 2018 que se logró.

Otro ejemplo es el sistema digital de compras públicas, llamado Sicop, el cual se ha tratado de aplicar desde el 2010 en todo el sector público, lo cual todavía no se logra pese a que ahorra más dinero y hace transparentes las transacciones.

De acuerdo con Chaves, un sistema más moderno haría, también, más sencillos los trámites a los contribuyentes.

“Es una obligación del Estado hacer que el pago de impuestos sea lo más fácil posible, primero, porque nos interesa y segundo, porque es ineficiente, hay una pérdida cuando alguien se tiene que sentar cuatro o cinco horas, o el tiempo que sea, en un sistema complejo, en un sistema que confunde, está perdiendo la persona, y es probable que eso prevenga (facilitar los trámites) que mucha gente pague impuestos”, indicó.

“Yo tengo el compromiso personal de dejarlo (el sistema moderno) montado, como un tren sobre rieles, que vaya avanzando rápido y que sea irreversible, y por eso hay que empezar ya, y con mucho impulso, para remover esas fuerzas inerciales”, concluyó el jerarca.

Entrevista.

Rodrigo Chaves: ‘La rentabilidad social y económica de esas inversiones es enorme’

El nuevo ministro de Hacienda, Rodrigo Chaves, conversó con un equipo de La Nación, en las instalaciones de GN Medios, en Llorente de Tibás. Fotos: Mayela López

Rodrigo Chaves, ministro de Hacienda, tiene como una de sus prioridades modernizar el sistema informático del Ministerio de Hacienda.

Él está convencido de que esta inversión, que podría rondar entre $200 millones a $250 millones en cinco años, es alta, pero generará una rentabilidad económica y social a Costa Rica.

– ¿Cómo ve usted los sistemas informáticos de Hacienda? ¿Qué está pensando en términos de poder fortalecerlos para combatir la evasión?

– Sin ser culpa de Hacienda, necesariamente, el hecho es que Costa Rica no ha invertido lo suficiente, y con la suficiente agilidad, en los sistemas básicos para llevar a cabo la política hacendaria; tenemos fundamentalmente ocho sistemas que no se hablan.

“Hoy por hoy, en el mundo, es muchísimo más rápido que eso, los países donde se recauda lo suficiente para cumplir con la ley, que hay muchos miembros de la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos), invierten constantemente en sistemas para los ministerios de Hacienda, para las autoridades tributarias, etc.

"Finlandia está invirtiendo cientos de millones de dólares para mantener la calidad técnica de sus sistemas, es un país que recauda treinta y pico por ciento (de la producción) en impuestos y lo que están haciendo es para mantenerse.

“La experiencia internacional dice que hay cinco compañías, tal vez cuatro, que han desarrollado las tecnologías de punta hacendaria, en general, tanto en la parte del ingreso como el gasto y lo que nosotros hemos hecho es un trabajo muy casero al que no se le ha invertido lo suficiente, y el desafío es invertir, más y rápido, en poner al Ministerio de Hacienda en el siglo XXI como merece el país”.

– ¿Eso solo para la parte de ingresos?

– No. Ingresos, egresos e interno, incluyendo manejo de deuda. Tenemos muchos procedimientos que se cargan, a pie, a Excel, se saca un resultadito parcial que no afecta al resto; tenemos temas que no se hablan los sistemas, la presupuestación no se habla con gasto, con el manejo de deuda, mire, así no se puede lograr.

– ¿Cuáles serían los sistemas más urgentes de atacar?

– Es un solo sistema, ese es el punto, que no se puede hablar de 10 sistemas tributarios u ocho sistemas hacendarios. En el mundo moderno es un solo sistema (...). Eso quiere decir que es un sistema que ya existe y que lo han diseñado estas cuatro compañías, que son muy grandes, y que se trae a un país, se monta con la adaptación mínima necesaria. ¿Por qué la adaptación mínima necesaria? Porque esos sistemas ya traen programados los mejores procedimientos operativos de la administración tributaria en el mundo.

– Entre más se trata de tropicalizar, más se desnaturaliza de su función esencial.

– Más se desvía usted de las mejores experiencias internacionales. A veces, tropicalizar es indispensable, a veces no, todo depende. Esa será una conversación interesante que vamos a tener, adentro y afuera.

"De hecho, parte de los insumos que le pedí al grupo de trabajo que conforman las tres instituciones internacionales (Banco Mundial, Banco Interamericano y Banco Centroamericano), Hacienda y el Ministerio de Ciencia y Tecnología es que tenemos que refinar el marketing, pero un nombre inicial es Hacienda Digital, como parte del Gobierno Digital –. Una de las cosas que pedí es la lista de normas, especialmente de normas internas del Ministerio de Hacienda, que hay que cambiar, que estén en contradicción con los principios operativos que ya se sabe que funcionan en el mundo y funcionan bien.

– ¿Sería un empréstito combinado? ¿Quiénes serían los socios?

– Lo primero es que hay una urgencia, francamente no creo que podamos darnos el lujo de decir: tenemos dos, tres años para estudiar, analizar..., no podemos patear el tarro, entonces la razón de que yo, como ministro, convoco a todos los socios, tanto dentro del Ministerio como internacionales, es para decirles, primero, esto empieza hoy.

"Hay recursos que están fragmentados. Por ejemplo, hay unos $8 millones que está ejecutando el Comex (Ministerio de Comercio Exterior) con un programa que se llama PIF, Programa de Integración de Fronteras. Ahí hay $8 millones de un programa más grande, que es para facilitación de comercio, que es para tecnología aduanera: ¿por qué lo estamos desarrollando separado de un sistema integral hacendario?

“Vamos a combinar todos los recursos que los socios internacionales nos puedan financiar, con autorización de la Asamblea Legislativa, en un solo programa. Creemos que el Banco Mundial va a ser el principal financiador, pero cualquier otro hueco que nos quede... El BCIE expresó apoyo, el BID expresó apoyo y vamos a trabajar juntos, mi despacho va a ser la contraparte de todos los organismos, trabajando con los colegas”.

– Hacienda tiene la particularidad de que todo lo tecnológico siempre ha costado mucho que avance. Recuerdo hace 17 años a Alicia Avendaño, la pionera de Gobierno Digital, tratando de instalar el TICA o el Sicop, que tras mucho tiempo no se ha logrado concretar.

- Creo que el cambio, cuando uno está estacionado, hay que meterle un empujón inicial, fuerte, para lograr progreso. Tengo el compromiso personal de dejar esto montado, como un tren sobre rieles, que vaya avanzando rápido y que sea irreversible, y por eso hay que empezar ya y con mucho impulso para remover esas fuerzas inerciales.

“Uno dice: $50 millones por año es un montón de plata, pero la rentabilidad social y económica de esas inversiones es enorme”.

– ¿Tienen estimado cuánto podría mejorar la recaudación, en puntos del PIB, en el caso de Costa Rica?

"Los espacios para avanzar son tan grandes. Le voy a dar los siguientes números: gastos en intereses 2020 de la deuda pública, 5,1% del PIB (producto interno bruto), eso es enorme, casi la mitad de lo que recaudamos en tributos, que es el 12% o el 13% del PIB. Una mejor administración de la deuda, con sistemas, nos va a permitir reemplazar, identificar la deuda cara, optimizar los plazos y suavizar los picos de amortización... cuando tenemos que ir a endeudarnos para pagar un pico grande de amortización, nos sale caro. Suavizar eso, que nos dé uno o dos puntos del PIB, en el mediano plazo, ahí hay una oportunidad enorme.

“Evasión: depende de qué estudio lea usted. Oscila entre 6% y 8% del PIB. Si usted reduce evasión en 20%, está agarrando un 1,2% del PIB, esos son montos enormes. Calidad de gasto: el Sistema Integrado de Compras Públicas (Sicop), póngale ¢5 billones al año, casi la mitad del presupuesto, sáquele un 10% al Sicop de más eficiencia técnica en gasto”.