Óscar Rodríguez. 1 febrero
Hacienda tiene previsto captar el 60% del total de vencimientos de deuda de este año. Sin la aprobación legislativa de los eurobonos, el dinero debe pedirse prestado en el mercado local. Foto: Melissa Fernández Silva
Hacienda tiene previsto captar el 60% del total de vencimientos de deuda de este año. Sin la aprobación legislativa de los eurobonos, el dinero debe pedirse prestado en el mercado local. Foto: Melissa Fernández Silva

El Gobierno encara un primer semestre donde la necesidad de obtener financiamiento en el mercado interno será muy fuerte.

El Ministerio de Hacienda debe pagar el capital de los vencimientos de bonos de deuda internos y externos, por un monto de ¢1,6 billones, en la primera mitad del 2019, es decir, el 66,8% de un total de ¢2,4 billones, según datos de la institución.

Los restantes 33,2%, es decir, ¢802.164 millones, vencen en el segundo semestre del año.

La previsión, en el Presupuesto 2019, es que el 60% de dichas obligaciones se financiará pidiendo recursos prestados en el mercado bursátil y el restante 40% mediante la recaudación de impuestos.

A la amortización de títulos, debe incluirse la cancelación de los intereses de la deuda pública, la cual ascenderá a ¢1,6 billones durante el año.

Cumplir con los compromisos con los acreedores implicarán una “presión” relevante del Gobierno, por la obtención de los recursos, que incidirá en las tasas de interés y el precio del dólar, reconoció Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central de Costa Rica (BCCR).

Hacienda no solo debe captar recursos para pagar deuda, también lo hará para financiar gastos ordinarios (salarios, pensiones e inversiones), pues su ingresos tributarios son insuficientes.

El jerarca del Banco Central y economistas consultados por La Nación coincidieron en que es “indispensable” la autorización del financiamiento externo o eurobonos, pues de lo contrario se afectará el crecimiento de la economía al reducirse la inversión de las empresas y el consumo de las familias.

Obtener dinero prestado en el extranjero depende de que la Asamblea Legislativa autorice al Gobierno, mediante una ley, para emitir títulos de deuda internacionales. Los préstamos con organismos internacionales también requieren aval legislativo.

Hacienda remitió, en noviembre pasado, un proyecto de ley al Congreso por un monto máximo de $6.000 millones para colocar deuda externa en un plazo de seis años.

Estructura de vencimientos de 2019
Estructura de vencimientos de 2019
Estructura de vencimientos

Del total de compromisos a pagar por el Gobierno, el 97,7% son por emisiones de deuda interna, tanto en colones como en dólares.

El restante 2,3% son de títulos colocados en el extranjero, muestra la información de la Dirección de Crédito Público.

En enero y mayo de este año se concentran los principales vencimientos del primer semestre.

En el mes que acaba de finalizar, Hacienda pagó ¢465.111 millones. En mayo el monto ascenderá a ¢373.921 millones.

José Rafael Brenes, director General de la Bolsa Nacional de Valores, detalló que en el mes anterior el Gobierno ya captó $603 millones, es decir, cerca de ¢368.000 millones.

Además, añadió que las operaciones de canje de títulos con vencimiento en el primer semestre, hechos el año pasado, fue de unos ¢238.000 millones, lo cual redujo el monto a captar este año.

“La forma tan ajustada en que el Ministerio de Hacienda ha venido cumpliendo con sus pagos, confirma esta debilidad (financiera). Si se presentaran bajas captaciones en las subastas semanales de bonos o un mal resultado en una operación de canje, se pondría en riesgo la capacidad de pago del Gobierno”, sostuvo Brenes.

El economista José Luis Arce resaltó que los vencimientos de bonos del primer semestre son elevados y sobre todo los de corto plazo.

Arce enfatizó que aún no se ha terminado de ordenar el perfil de vencimientos del Gobierno.

Los títulos de deuda a menos de 360 días generaron, en el 2018, un deterioro en las finanzas públicas.

José Rafael Brenes, director de la Bolsa Nacional de Valores, resaltó que la incidencia de Hacienda en el mercado bursátil afectaría el crecimiento de la economía al reducir la inversión de las empresas y el consumo de las familias.

La administración de Carlos Alvarado solicitó un presupuesto extraordinario por ¢600.000 millones, el año anterior, para pagar deuda colocada por el gobierno de Luis Guillermo Solís, a finales del 2017.

Por tipo de acreedor, las instituciones públicas, bancos y fideicomisos concentran el 60% de la deuda que vencen en colones durante este año.

En el caso de los títulos en dólares, el 35% está en poder de empresas privadas. En moneda extranjera, Hacienda debe pagar más de $516 millones entre este mes de febrero y mayo.

Posibles consecuencias

Tanto el Presidente del Banco Central como el Director General de la Bolsa coincidieron en que los eurobonos se hacen muy necesarios para evitar un desajuste en la economía local.

Cubero incluso detalló que sin endeudamiento externo el crecimiento de la economía entre el 2019 y 2020 sería menor.

La previsión del BCCR es que la producción crezca 3,1% en esos dos años. Pero sin endeudamiento externo solo lo haría en 2,1%.

"La presión de Hacienda (en el mercado) seguirá durante la primera mitad del año. Incluso puede extenderse durante tres trimestres. El efecto se verá en tasas de interés y acceso al crédito", dijo Cubero.

El jerarca resaltó que la aprobación de los eurobonos o la ausencia de los mismos tendrán un efecto en el tipo de cambio.

La institución monetaria tiene previsto que el primer tracto de colocación de títulos en el extranjero, por $1.500 millones, ingrese en el último semestre del 2019.

José Rafael Brenes resaltó que la incidencia de Hacienda en el mercado bursátil afectaría el crecimiento de la economía al reducir la inversión de las empresas y el consumo de las familias.

“El financiamiento externo se ha tornado indispensable, aprovechando la facilidad de captar grandes montos y a bajo costo, en comparación con los rendimientos locales”, explicó Brenes.

La puesta en marcha de la reforma fiscal, a partir del segundo semestre de este año, implicará nuevos ingresos y contención del gasto. Pero el Banco Central proyecta que el efecto será más relevante en los próximo cinco años.