AFP . 9 febrero
El gobierno del peronista Alberto Fernández recibió el aval del Senado argentino para renegociar la deuda externa con sus acreedores. En la imagen, Fernández celebra el gane de las elecciones en octubre del 2019. Foto: AP.
El gobierno del peronista Alberto Fernández recibió el aval del Senado argentino para renegociar la deuda externa con sus acreedores. En la imagen, Fernández celebra el gane de las elecciones en octubre del 2019. Foto: AP.

El Senado argentino, de mayoría oficialista, aprobó un proyecto de ley para reestructurar la deuda pública que otorga amplios poderes al Ejecutivo y que ya fue aprobado en la Cámara baja con respaldo de la oposición.

El proyecto autoriza al Ejecutivo a efectuar “canjes y/o reestructuraciones de los servicios de vencimiento de intereses y amortizaciones de capital de los títulos públicos emitidos bajo ley extranjera".

El gobierno del presidente Alberto Fernández, un peronista de centroizquierda, busca cerrar la negociación con los acreedores antes del 31 de marzo, fecha a partir de la cual deberá afrontar fuertes vencimientos.

En 2020 los vencimientos equivalen a $34.300 millones. De ese monto, $30.000 millones están denominados bajo legislación local y $4.300 millones bajo legislación extranjera, lo que implica que puede ir a arbitraje en tribunales de otros países.

Argentina se encuentra en recesión desde 2018, con una de las tasas de inflación más altas del mundo (53,8% en 2019) y un aumento de la pobreza y el desempleo.

El Senado dio un trámite rápido al proyecto, el pasado jueves 6 de febrero, luego de que la bancada opositora de Cambiemos, la coalición de centro-derecha del expresidente Mauricio Macri (2015-2019), respaldó el proyecto en Diputados, donde fue aprobado por 224 votos a favor, dos en contra (de la izquierda) y una abstención.

Refinanciar y reactivar

El monto que debe refinanciar Argentina es de unos $195.000 millones, lo que representa 57% del Producto Interno Bruto (PIB).

Las acreencias se encuentran repartidas entre bonistas privados y organismos bilaterales y multilaterales de crédito.

Fernández se encuentra en busca de respaldo político para afrontar la renegociación de la deuda.

El pasado 5 de febrero recibió el apoyo del presidente Emmanuel Macron, quien se reunió con Fernández en París, en el Palacio del Elíseo, la sede de la presidencia francesa.

“Francia se mantendrá junto a ustedes", dijo Macron a Fernández, y aseguró que su país “se movilizará con el Fondo Monetario Internacional y otros socios para ayudar a Argentina a volver al camino del crecimiento, de una deuda sostenible”.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, se reunió en Roma con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, en lo que la ejecutiva calificó como una “reunión productiva”.

El Fondo enviará una misión a Buenos Aires entre el 12 y 14 de febrero para realizar el seguimiento del préstamo que otorgó al país sudamericano en 2018 por unos $57.000 millones a pedido del anterior gobierno liberal de Macri, el de mayor monto en la historia del organismo, y del cual Argentina ya recibió unos $44.000 millones.

Fernández renunció a los tramos pendientes de ese préstamo.