Marvin Barquero. 18 octubre
La empresa Grupo Mutual Alajuela es una de las dos del sector financiero que se sometió a evaluación con la metodología de sostenibilidad de SCRiesgo. La otra es Promérica. Foto: Natalia Rodríguez
La empresa Grupo Mutual Alajuela es una de las dos del sector financiero que se sometió a evaluación con la metodología de sostenibilidad de SCRiesgo. La otra es Promérica. Foto: Natalia Rodríguez

La empresa calificadora de riesgo SCRiesgo lanzó al mercado un modelo específico para determinar la sostenibilidad de las compañías el cual, en una primera etapa, se aplica a firmas del sector financiero.

El modelo se pretende utilizar en toda América Central, donde SCRiesgo ya tiene presencia. La firma, hasta ahora, se enfoca mayormente en la calificación de riesgo de emisiones crediticias.

El caso de la sostenibilidad es algo muy novedoso y específico, explicó Jorge Chaves, subgerente general de la calificadora.

Agregó que, como se hace con las tradicionales calificaciones de crédito, en el caso de la sostenibilidad un tercero le dice a la compañía en qué niveles está en esta materia.

La metodología lanzada por esta empresa mide siete áreas en la compañía para determinar técnicamente el nivel en el cual se encuentra la firma sometida a análisis. Por lo tanto, la revisión va más allá de temas ambientales.

“La Metodología de Calificación sobre Sostenibilidad tiene como objetivo determinar, por medio de un análisis integral de factores cualitativos y cuantitativos, la fortaleza que muestra una entidad financiera en esa materia, para un periodo específico”, detalló la empresa.

Leonardo Peralta, analista financiero de SCRiesgo, resaltó que acudieron a 10 fuentes relacionadas con la sostenibilidad para crear una metodología robusta y con diferentes herramientas.

Las siete áreas en la cuales se analiza la sostenibilidad son gobierno corporativo, derechos humanos, prácticas laborales, proveedores, clientes, comunidad y medio ambiente.

Cada una de esas grandes áreas se desglosa, a su vez, en diversos aspectos a evaluar. Por ejemplo, en el caso de la relación con la comunidad, en algunos países de la región, como Guatemala, se miden con relevancia programas relacionados con la población indígena.

Si se trata del área de los derechos humanos, el análisis se desglosa en derechos humanos en la organización, seguridad física de los colaboradores y clientes y seguridad en caso de emergencias y desastres naturales. Para el caso de las prácticas laborales se evalúan protección social, condiciones de trabajo, desarrollo del colaborador, participación y comunicación e igualdad y acceso a oportunidades.

Al final de la evaluación de sostenibilidad, SCRiesgo emite una opinión general para la empresa, pero también lo hacer particularmente para cada una de las siete áreas. El objetivo es que la entidad determine dónde está mejor y cuáles áreas son las que necesitan mejoras.

Las calificaciones se emiten por colores y numeración del uno al cinco, donde el uno es la más alta. Así, para gobierno corporativo se puede emitir desde un verde oscuro (GC 1), que es la mejor situación, pasando por degradación de verdes y naranjas hasta el rojo (GC 5).

Dos entidades financieras ya se sometieron a esta evaluación. Se trata de Grupo Mutual Alajuela y Promérica, explicó Peralta.

Este tipo de evaluación no es obligatoria para las entidades. Empero, cada vez más compañías reconocen la importancia de someterse a las consideraciones un tercero mediante una metodología técnica, detalló Chaves.

SCRiesgo una empresa del sector de calificadoras que se fundó desde 1997. Actualmente maneja una cartera de alrededor de 200 clientes clientes en toda la región de América Central y ha calificado actividad crediticia por más de $6.000 millones, informó este representante.