AP y AFP. 17 mayo
La eliminación de los aranceles al acero y aluminio incluye a Canadá y México y se da en el contexto de las negociaciones para un pacto comercial de América del Norte. Los impuestos siguen pesando para países como China, una de cuyas fábricas aparece aquí en Lianyungang, China. Foto: AFP
La eliminación de los aranceles al acero y aluminio incluye a Canadá y México y se da en el contexto de las negociaciones para un pacto comercial de América del Norte. Los impuestos siguen pesando para países como China, una de cuyas fábricas aparece aquí en Lianyungang, China. Foto: AFP

Washington y Otawa. Estados Unidos llegó a un acuerdo para suprimir los aranceles que le impuso al acero y el aluminio de Canadá, los que constituían un obstáculo crucial al comercio y un punto de fricción en las relaciones.

Canadá a su vez acordó eliminar los aranceles que impuso a Estados Unidos en represalia.

En una declaración conjunta este viernes 17 de mayo, los dos países dijeron que acordaron eliminar los aranceles en un plazo de 48 horas.

Fuentes en Estados Unidos y Canadá dijeron previamente que el gobierno del presidente Donald Trump había acordado retirar también los aranceles sobre el acero y el aluminio mexicano.

“Acabamos de llegar a un acuerdo con Canadá y México (para comerciar) sin la imposición de aranceles o aranceles importantes”, dijo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en una conferencia en Washington.

El acuerdo entre Washington y Ottawa para cesar los aranceles al acero y al aluminio es un “gran paso” hacia el nuevo tratado norteamericano de libre comercio T-MEC, dijo, por su lado, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

“Para nosotros y para Estados Unidos esos aranceles al acero y al aluminio eran la mayor barrera para el nuevo acuerdo NAFTA”, dijo Trudeau. “Hemos dado un gran paso” hacia la ratificación, lo cual podría ocurrir “en las próximas semanas”.

El año pasado, Trump impuso aranceles al acero y el aluminio importados de China y otras naciones, Canadá entre ellas. Para ello invocó una ley de 1962, raramente utilizada, que le facultaba para imponer un impuesto a los productos que el Departamento de Comercio determinó que eran una amenaza para la seguridad nacional.

El gobierno mantuvo los aranceles sobre México y Canadá a pesar de que los dos países accedieron a los reclamos de Trump de reformar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés, vigente desde 1994) .

La eliminación de los aranceles sobre Canadá era un reclamo crucial para ganar apoyo al nuevo acuerdo comercial que reemplace al NAFTA.

Los tres gobiernos buscan concretar el llamado Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC por su acrónimo en español) .