AFP . 23 mayo
Los productores de soya están entre los más afectados con los aranceles impuestos por China a Estados Unidos, en respuesta a prácticas parecidas de Washington. Terry Morrison en una plantación de soya en Redfield, Iowa. Foto: AP
Los productores de soya están entre los más afectados con los aranceles impuestos por China a Estados Unidos, en respuesta a prácticas parecidas de Washington. Terry Morrison en una plantación de soya en Redfield, Iowa. Foto: AP

Washington. Estados Unidos lanzó este jueves 23 de mayo un nuevo paquete de ayudas por $16.000 millones para los granjeros perjudicados por la guerra arancelaria con China.

El grueso de los fondos se pagará directamente a los productores y una pequeña parte será destinada a comprar alimentos para programas de ayuda, como por ejemplo bancos de alimentos y comidas en las escuelas, dijo el secretario de Agricultura, Sonny Perdue.

“El plan que estamos anunciando asegura que los granjeros no padezcan por los injustos aranceles de represalia impuestos por China y otros socios comerciales”, dijo Perdue en una conferencia telefónica.

“Los granjeros preferirían tener comercio en vez de ayuda, pero sin comercio van a necesitar mucho apoyo”, remarcó.

La agresiva estrategia arancelaria del presidente Donald Trump desató firmes represalias de China y otros socios comerciales que apuntaron hacia donde le duele a Estados Unidos: su sector agropecuario.

La soya y el cerdo han sido los objetivos primarios, pero muchas otras producciones sufrieron directa o indirectamente.

El de este jueves es el segundo programa de ayuda al sector luego del de $12.000 millones lanzado el año pasado.

A comienzos de mes había esperanzas de que Estados Unidos y China cerraran su guerra comercial. Empero, el optimismo se evaporó cuando Trump dijo que Pekín desconoció compromisos ya asumidos e inmediatamente duplicó a 25% los aranceles a productos chinos importados por $200.000 millones. Además, Trump considera imponer medidas similares contra productos aún no alcanzados todavía por tarifas punitivas.

“China no ha jugado dentro de las reglas durante mucho tiempo y el presidente Trump se plantó ante ellos y les envió el mensaje de que Estados Unidos ya no tolera más sus prácticas comerciales desleales”, dijo Perdue.

El dinero obtenido por los aranceles, financiará indirectamente el gasto de la ayuda a los granjeros, explicó.

El departamento de Agricultura calculará el daño causado por las represalias sufridas por Estados Unidos, y funcionarios dijeron que el primero de los tres pagos previstos se haría en julio o agosto.

La suma que recibirá cada productor se basará en el daño sufrido por cada condado estadounidense y se harán pagos similares tomando en cuenta la superficie cultivada, sin importar el plantío, para así evitar distorsiones en las decisiones de siembra.

Las cosechas previstas incluyen alfalfa, cebada, canola, maíz, lentejas, arroz, maní, garbanzo, sorgo, soya, girasol y trigo.

Productores de lácteos y de cerdo también recibirán asistencia.