Política Económica

Gobierno de EE. UU. pide al Congreso subir el tope de endeudamiento

Janet Yellen, secretaria del Tesoro solicitó incrementar el techo de la deuda para honrar compromisos financieros sin recortar gastos.

La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, solicitó a los legisladores del Congreso a actuar “lo antes posible” para subir el techo de endeudamiento de forma que el país pueda honrar sus compromisos financieros sin recortar gastos.

“Exhorto respetuosamente al Congreso a proteger la confianza y credibilidad de Estados Unidos actuando lo antes posible”, sostuvo Janet Yellen en una carta este lunes 2 de agosto.

El mecanismo del tope de endeudamiento en EE. UU. está vigente desde este domingo, luego de dos años de suspensión.

Cuando el techo de la deuda es alcanzado, el país no puede financiarse emitiendo deuda, sino que debe utilizar los fondos disponibles.

Yellen anunció por ello la puesta en práctica de medidas extraordinarias para suspender algunos gastos, que ya había anunciado al Congreso el pasado 23 de julio.

Según economistas, eso solo dará un respiro de algunas semanas antes de un default.

“Las medidas permitirán un endeudamiento de unos $350.000 millones adicionales, pero prevemos que ese monto se agote de aquí a fines de setiembre”, calculó Nancy Vanden Houten, de Oxford Economics, en una nota publicada el lunes.

El tema es recurrente en la vida política estadounidense. Desde 1960, el Congreso ya actuó 78 veces para aumentar o suspender este límite de endeudamiento, según datos de la Secretaría del Tesoro.

Este mecanismo fue suspendido, entre agosto de 2019 y el 31 de julio de 2021, gracias a un acuerdo entre el gobierno de Donald Trump y el Congreso.

La deuda y el déficit fiscal estadounidenses siguieron aumentando durante la pandemia de coronavirus ya que el Ejecutivo adoptó tres planes masivos de gastos ante la crisis económica.

Dinero a infraestructura

Por otra parte, senadores estadounidenses finalizaron de redactar el proyecto de ley de infraestructuras promovido por el presidente Joe Biden, que podría ser aprobado en cuestión de días, dijo el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer.

El grupo de demócratas y algunos republicanos que trabajaban en ese plan “terminaron de redactar el texto de la ley de infraestructura”, dijo Schumer ante la cámara alta, que excepcionalmente se había reunido en el fin de semana.

“Creo que el Senado podrá procesar las enmiendas y aprobar esta ley en los próximos días”, señaló.

El texto, de más de 2.000 páginas según la prensa estadounidense, apunta a gastos en obras por alrededor de $1 billón y es una piedra angular del mandato de Joe Biden.

El presidente demócrata tiene la intención de renovar y construir puentes, carreteras, tuberías y redes de Internet.

La otra gran apuesta económica y social de Biden es aprobar un plan de $3.500 millones para inversiones en lo que él llama infraestructuras “humanas”.

Los demócratas, sin embargo, no cuentan con ninguna voz republicana para apoyar este plan, que proporciona enormes fondos para el sistema educativo, las familias, el medio ambiente y la salud.

El gran proyecto político de Joe Biden es hacer de Estados Unidos la alternativa por excelencia al modelo autoritario chino, lo que implica estar a la vanguardia en innovación pero también garantizar puestos de trabajo y prosperidad para la clase media.