Política Económica

Donald Trump amenaza a México con aranceles a vehículos

El mandatario afirmó que sin la colaboración del Gobierno mexicano para frenar el ingreso de indocumentados “se verá obligado a imponer aranceles de 25% a todos los vehículos fabricados en México”.

Washington, EE. UU. El presidente Donald Trump amenaza con desplegar su arma favorita —aranceles— para apremiar a México para que redoble sus esfuerzos para impedir el cruce de migrantes y drogas hacia Estados Unidos.

El mandatario se retractó, el pasado 4 de abril, de su anuncio inicial de cerrar la frontera sur de Estados Unidos, y el viernes dijo que en su lugar impondría aranceles a los vehículos importados de México si no paraba el flujo de personas indocumentadas y narcóticos.

Los analistas afirman que el Presidente quizá tenga la autoridad legal para hacer efectiva su amenaza. Pero podría acarrearle un gran costo político, porque se arriesga a un revés en un Congreso ya receloso de sus agresivas políticas comerciales y pone en peligro el pacto comercial regional que su propio gobierno negoció el año pasado con México y Canadá.

Además afectaría gravemente a la industria automovilística que depende de las cadenas de abastecimiento transfronterizas.

“Todo es un poco extraño, no es algo que hayamos visto antes” , dijo Gary Hufbauer, especialista en comercio del Instituto Peterson de Economía Internacional.

Exasperado por su incapacidad para impedir que los migrantes entren de manera irregular en Estados Unidos, Trump declaró en primera instancia que cerraría la frontera con México.

Sin embargo, los asesores de la Casa Blanca, autoridades de ciudades fronterizas, economistas y grupos empresariales han advertido que el cierre perjudicaría económicamente a los dos países, afectaría la oferta de bienes en ambos lados de la frontera y elevaría precios de todo, desde aguacates hasta vehículos.

Trump adoptó entonces una postura diferente. Él tuiteó que “... si por alguna razón México deja de detener y regresar a los ilegales a su lugar de origen, Estados Unidos se verá obligado a imponer aranceles de 25% a todos los vehículos fabricados en México y que nos envía por la frontera. Si esto no funciona, aunque si funcionará, cerraré la frontera” .

Los vehículos fabricados en México ingresan en Estados Unidos libres de impuestos.

“Legalmente, sí. Puede hacer lo que se le venga en gana”, declaró Hufbauer.

A lo largo de los años, el Congreso ha cedido gran parte de su autoridad constitucional al presidente en temas de política comercial de Estados Unidos.

Trump puede declarar que determinadas importaciones amenazan la seguridad nacional y gravarlas de acuerdo con la Sección 232 de la Ley de Expansión Comercial de 1962, lo que ya hizo contra el acero y aluminio extranjeros.

El mandatario goza de amplias facultades de acuerdo con la Sección 301 de la Ley de Comercio de 1974 para aplicar sanciones a países implicados en prácticas comerciales abusivas, y las ha ejercido para imponer aranceles a importaciones chinas.

Los mexicanos, conscientes del gusto de Trump por los aranceles, negociaron protecciones para sus automóviles de los aranceles relacionados con la seguridad nacional de la Sección 232.

La protección, contenida en una llamada carta adjunta, ya está en vigor, aun cuando el Congreso de México no ha ratificado todavía el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

“En síntesis, este es el escenario preciso que el equipo negociador mexicano había pronosticado y del que garantizó protegerse en el T-MEC” , afirmó Daniel Ujczo, abogado especialista en temas mercantiles.

“México blindó su sector automotor de Trump y sus tuits”, dijo Ujczo.

Trump lo ve de otra manera, pues el presidente señaló que cualquier arancel “sobresee al T-MEC”.