8 octubre, 2017

Washington. AP. La Cámara de Comercio de Estados Unidos (EUA) advirtió el viernes al gobierno del presidente Donald Trump de que retirarse del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA por sus siglas en inglés) sería una “debacle política y económica” que costaría al país cientos de miles de empleos.

El presidente Donald Trump incluso amenazó con retirarse del tratado comercial, pero muchas empresas esperan que solo haya cambios. | AFP
El presidente Donald Trump incluso amenazó con retirarse del tratado comercial, pero muchas empresas esperan que solo haya cambios. | AFP

John Murphy, un alto directivo de la cámara comercial, dijo que ésta trabajará para recabar apoyo al acuerdo comercial y oponerse a la dura exigencia del gobierno de EUA de que Canadá y México hagan concesiones.

El gobierno de Trump, que amenazó con retirarse del NAFTA si los tres países no pueden llegar a un acuerdo sobre cambios de amplio alcance que favorezcan los intereses estadounidenses, replicó.

“El presidente ha afirmado claramente que el NAFTA ha sido un desastre para muchos estadounidenses, y lograr sus objetivos requiere cambios sustanciales” , dijo Emily Davis, portavoz de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos. “Desde luego –agregó– que a estos cambios se opondrán cabilderos y asociaciones comerciales arraigadas en Washington. Siempre hemos sabido que drenar el pantano generaría controversia en Washington”.

La cuarta ronda de renegociación del NAFTA, que entró en vigor hace 23 años, está programada para esta semana en la capital estadounidense.

El tratado eliminó la mayoría de los aranceles entre Estados Unidos, Canadá y México, y llevó a un fuerte incremento en el intercambio comercial entre los tres países. Las exportaciones agrícolas estadounidenses aumentaron enormemente.

Los fabricantes en Estados Unidos trasladaron la producción –y los empleos– al sur de la frontera para aprovechar la barata mano de obra mexicana. Con ello, desarrollaron complejas cadenas de suministro más allá de NAFTA.

Muchas empresas y grupos agrícolas esperaban que el gobierno de Trump se contentaría con hacerle ajustes al tratado.