Marvin Barquero. Hace 2 días
Los dirigentes de la Cámara de Comercio de Costa Rica, Alonso Elizondo (director ejecutivo, izquierda), Yolanda Fernández (presidenta) y Jairo Mena (economista) revelaron las duras cifras del sector del 2018 y 2019. Foto: John Durán
Los dirigentes de la Cámara de Comercio de Costa Rica, Alonso Elizondo (director ejecutivo, izquierda), Yolanda Fernández (presidenta) y Jairo Mena (economista) revelaron las duras cifras del sector del 2018 y 2019. Foto: John Durán

Luego de un periodo donde perdió 47.000 empleos formales en seis trimestres, el 15% de los locales estaban desocupados y el empleo informal creció 24%, el sector comercio de Costa Rica detalló que para el 2020 apenas puede aspirar a una estabilización, lo cual llevaría a frenar al menos la pérdida de plazas.

Tales consideraciones fueron presentadas por la Cámara de Comercio de Costa Rica (CCCR) al realizar su balance anual del 2019, este miércoles 4 de diciembre.

Según las estimaciones de la cámara de ese gremio, el empleo formal en el sector comercio crecerá solo entre 1% y 1,5% el próximo año, lo cual apenas significa una estabilización, afirmó el economista de la entidad, Jairo Mena.

Mientras tanto, entre el primer trimestre del 2018 y el tercer trimestre del 2019, el sector perdió 47.500 empleos, según un análisis de la CCCR con datos obtenidos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Por tal razón, y aunque es complicado predecir cifras, la Cámara prevé que en un marco de mejoramiento de las condiciones económicas se tardaría entre dos o tres años en recuperar los empleos perdidos.

El gremio enfatizó en que las cifras indican un paralelismo entre la pérdida de empleo formal y el crecimiento del informal. En ese mismo periodo, las personas que pasaron al sector informal crecieron 24%. Esto implica que esta cantidad de trabajadores dejaran de pagar ¢216.000 millones al Estado y la seguridad social, entre impuestos y otros rubros, según analizó la CCCR.

El panorama conservador del 2019 se ampara, también, en otras cifras. Esa cámara recordó que 15% de los locales comerciales estaba desocupados, según un estudio de la firma Colliers. El índice mensual de actividad comercial (IMAC), calculado por el Banco Central, tiene una caída consecutiva desde noviembre del 2018 y el comercio ilícito representa ya un 6,8% del consumo de los hogares en el país, equivalente a ¢700.000 millones anuales.

Todo eso se une a la caída de 22% en el empleo en los últimos seis trimestres (con cierre al tercer del 2019) para generar un escenario de cifras que el sector preferiría no ver, analizó la presidenta de la CCCR, Yolanda Fernández.

La dirigente, empero, manifestó que están optimistas de cara al 2020, con miras a una estabilización y el inicio de la recuperación, tanto porque se espera un repunte de la confianza de los consumidores como porque el impacto de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas (reforma fiscal) ya se estaría diluyendo, luego de seis meses de aplicación. La combinación de factores, según Fernández, haría que el consumidor volviera decidirse por comprar de nuevo.

Este difícil panorama del comercio es un factor fundamental para sostener la decisión de no volver a afiliarse a la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), declaró la presidenta de la CCCR. Esta cámara renunció a la cúpula empresarial del país la noche del 23 de octubre pasado.

Quiza un primer indicio de estabilización y tal vez de alguna recuperación es el resultado de ventas del “viernes negro”, realizado el 29 de noviembre pasado. Ese día de ventas, considera el segundo de más movimiento en el año, después de Navidad, cerró con un incremento superior al 9% respecto al 2018, con lo cual el sector casi logra la meta de 10%.

El gremio prevé que para esta Navidad (del 1.° al 31 de diciembre) se logre también un incremento del 10% en las ventas, respecto a igual periodo del 2018.