Patricia Leitón. 23 abril
Al 20 de abril el Banco Central de Costa Rica tenía $8.512 millones en sus reservas monetarias internacionales. Foto: Rafael Pacheco
Al 20 de abril el Banco Central de Costa Rica tenía $8.512 millones en sus reservas monetarias internacionales. Foto: Rafael Pacheco

El Banco Central de Costa Rica retomó en los últimos días la compra de dólares en el mercado cambiario para alimentar su programa de reservas monetarias.

El viernes 17 de abril la autoridad monetaria compró $29,3 millones para este programa; el lunes 20 de abril, $19,9 millones y el miércoles 22 de abril, $1,4 millones, para un total, hasta ahora, de $50,6 millones.

El Banco Central anunció, el 29 de noviembre pasado, que ejecutaría un programa de compra de reservas internacionales hasta por $1.000 millones, durante el periodo comprendido entre el 27 de noviembre del 2019 y el 31 de diciembre del 2020.

Inmediatamente después del anuncio, entre el 28 de noviembre del 2019 y el 2 de diciembre del 2019, la entidad compró $550 millones para este programa, pero después de ahí no adquirió más, sino hasta la última semana.

¿Qué son las reservas y por qué son importantes?

Las reservas monetarias internacionales del país son un fondo que administra el Banco Central que sirve para intervenir en el mercado cambiario o para hacerle frente a dificultades externas.

El Fondo Monetario Internacional, las define así: “…activos externos que están disponibles de inmediato y bajo el control de las autoridades monetarias para satisfacer necesidades de financiamiento de la balanza de pagos (las cuentas externas del país), para intervenir en los mercados cambiarios a fin de influir sobre el tipo de cambio y para otros fines conexos”.

Al 21 de abril, el Banco Central contaba con $8.524 millones en reservas. Esos recursos son suficientes para pagar cerca de siete meses de las importaciones de bienes del régimen definitivo (que no tiene beneficios fiscales). De esta forma, en una situación hipotética donde no hubiera exportaciones, no hubiera otras fuentes de divisas, y el país quisiera seguir importando entonces alcanzaría para seguir comprando unos siete meses más.

Dichas reservas mostraron una reducción el 13 de enero porque el Banco Central pagó $630 millones de un crédito al Fondo Latinoamericano de Reservas y un incremento el 14 de abril, día en el cual ingresaron $500 millones de un préstamo del Banco de Desarrollo de América Latina para el Gobierno.

No obstante, no todos los recursos que están contabilizados en las reservas se pueden utilizar fácilmente pues una parte de ellas pertenecen a otras entidades, por ejemplo, ahí están los depósitos del Gobierno en el Banco Central en dólares y el dinero del encaje legal, que es una reserva que se le obliga a tener a las entidades.

¿Cómo influye la compra de reservas en el mercado cambiario?

La compra de divisas por parte del Banco Central le resta divisas al mercado cambiario y con ello quita una presión para que el tipo de cambio no baje pese a la abundancia de divisas que muestra.

Al 23 de abril el precio de la divisa en el mercado Monex, donde se negocian cantidades superiores a $1.000, y donde las entidades financieras negocian sus faltantes o sobrantes, cerró en ¢566,72. Durante marzo y lo que llevamos de abril el precio promedio de la divisa en este mercado ha oscilado entre ¢562,17 (16 de abril) y ¢583,66 (27 de marzo) .

Actualmente, el mercado cambiario sigue dando señales de abundancia de divisas, a pesar de la caída de los ingresos por turismo. Esto debido a que también han bajado los precios de los combustibles que Costa Rica compra (en los tres primeros meses el país se ahorró $60 millones en la compra de los hidrocarburos) y que han llegado recursos de préstamos externos para el Gobierno. Por ejemplo, los $500 millones que ingresaron del Banco de Desarrollo de América Latina.

Además, al 7 de abril, el Gobierno tenía $234 millones en el Banco Central, que son recursos que requiere cambiar, al menos una parte, en colones para sus gastos locales, lo cual hace que también lleve más divisas al mercado.

Una señal de dicha abundancia de divisas en el sector privado es que del 1°. de enero del 2020, al 21 de abril los intermediarios financieros autorizados a transar divisas al público le han comprado a las personas $983 millones más de lo que han vendido. El 17 y el 20 de abril las ventanillas fueron deficitarias (ventas de entidades al público superaron a las compras), pero el 21 se equilibraron.

El 7 de abril pasado, el economista Dennis Meléndez, había manifestado que el Banco Central podría estar aprovechando la coyuntura de abundancia para acumular reservas, pues, para la crisis que se viene, el nivel actual es insuficiente.