Óscar Rodríguez.   4 agosto
El Banco Central propuso aportar ¢700.000 millones para la creación de un fondo especial de crédito, en condiciones blandas, a los hogares y empresas más golpeadas por la pandemia. Foto: Rafael Pacheco

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) propuso la creación de una línea de crédito especial por ¢700.000 millones para prestar a los hogares y empresas más golpeados por la pandemia sanitaria.

Los recursos serían aportados por el ente emisor y se canalizarían a las instituciones financieras supervisadas por la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), en condiciones blandas, para que se destinen a los clientes.

Los recursos se prestarían a los intermediarios financieros (bancos y cooperativas, por ejemplo) a un plazo de cuatro años con un interés de tasa de política monetaria (TPM), actualmente en 0,75%, más una prima de cinco puntos base (0,05%). En total, la tasa sería de 0,80% al día de hoy.

La propuesta del BCCR se envió, este lunes 3 de agosto, a consulta pública por un plazo de 10 días hábiles.

“El objetivo de esta línea de crédito, que sería temporal, es proveer a dichos intermediarios de financiamiento en moneda nacional, en condiciones favorables en cuanto a precio y plazo, condicionado a que trasladen esos recursos, en condiciones también favorables, a los hogares y empresas afectados por la pandemia”, destacó el ente emisor en un comunicado.

El Central destacó que los recursos buscan mitigar el impacto económico de la pandemia sobre el consumo, la producción y el empleo para reducir las secuelas de la crisis por covid-19. Además, permitiría la supervivencia y recuperación de las empresas solventes a mediano plazo, argumentó.

“Este instrumento permitiría también preservar la estabilidad financiera”, explicó la entidad monetaria.

Las entidades financieras interesadas en obtener recursos del fondo especial deberán presentar un plan de uso de los recursos al Banco Central que se encargará de aprobar o rechazar la petición.

También deberán cumplir otras condiciones, pero no se detallaron en el comunicado difundido este martes.

Los recursos estarían disponibles por un periodo de seis meses a partir de su aprobación final por parte de la Junta Directiva del BCCR, con posibilidad de extensión del plazo y el monto, previo acuerdo de dicha Junta Directiva.

Fundamento de la medida

El Banco Central argumentó, en el documento puesto en consulta entre las entidades financieras, que debido a la pandemia sanitaria se aplicaron medidas como la reducción de la TPM y la flexibilización de la regulación crediticia.

Sin embargo, se destaca que son necesarias acciones adicionales para estimular la producción nacional que, según se proyecta, finalizará este año con una contracción del 5%.

La propuesta del BCCR prevé que los ¢700.000 millones se distribuyan entre las entidades financieras con base en la participación que poseen del crédito colocado al sector privado.

El Banco Nacional, BAC Credomatic, el Banco de Costa Rica y el Banco Popular serían las entidades que más recursos podrían optar al fondo especial, pues en el sistema financiero aglutinan el 54,2% de los recursos prestados a empresas y hogares.

Sin embargo, para recibir parte de la línea de crédito deben presentar un plan en el cual deben fundamentar cómo utilizarán los recursos.

“Si del plan de uso de recursos que entreguen las entidades se deduce que algunas de ellas no utilizarán toda su asignación, esos recursos excedentes podrán ser canalizados a las entidades cuya demanda de recursos exceda la asignación inicial”, se detalla en el documento enviado a consulta.

Cada entidad deberá precisar, en su objetivo de uso del dinero, el tipo de beneficio por actividad económica y zona geográfica. Además, deben ser deudores afectados por la pandemia del covid-19.

También se deberá detallar la distribución del monto por destino, si son para readecuaciones, prórrogas y nuevos créditos, así como estipular las condiciones en que se prestará el dinero, es decir, tasa de interés, cuota y plazos.