Por: Óscar Rodríguez.   Hace 5 días
La construcción es uno de los sectores productivos sensible a la evolución de las tasas de interés. En la imagen, Wilson López trabaja en los detalles de una vivienda en edificación en la Guácima, en Alajuela. Foto: José Cordero.
La construcción es uno de los sectores productivos sensible a la evolución de las tasas de interés. En la imagen, Wilson López trabaja en los detalles de una vivienda en edificación en la Guácima, en Alajuela. Foto: José Cordero.

El anuncio de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED, por sus siglas en inglés), de aumentar sus tasas de interés, incrementará la presión sobre el crédito y la evolución de la economía costarricense.

La FED decidió, este miércoles 13 de junio, subir el rango de sus intereses de 1,75% a 2% porque crece el empleo y la producción estadounidenses.

Incluso la entidad dirigida por Jerome Powell anunció que, durante el resto de este año, se efectuarían dos nuevas alzas en los intereses debido al sólido ritmo del crecimiento de la economía en Estados Unidos de América (EUA).

La FED proyectó un incremento de la economía, para este año, de 2,8% lo cual significa 0,1 puntos porcentuales más frente a marzo pasado.

En cuanto a la inflación, se prevé una aceleración a 2,1% este año contra 1,9% estimado tres meses atrás.

Aunque la mejora económica de Estados Unidos, trae ventajas para Costa Rica debido a sus vínculos en comercio, inversiones y turismo, se esperan varias repercusiones negativas a partir del encarecimiento del financiamiento.

Repercusiones

El primero de los efectos negativos en Costa Rica sería una presión alcista en las tasas de interés locales, tanto en colones como en dólares.

"Los rendimiento en colones no pueden separarse sustancialmente de los correspondientes a activos en dólares, considerando las expectativas de depreciación de la moneda local", explicó José Luis Arce, economista de la firma Consejeros Económicos y Financieros (Cefsa).

La subida en los intereses locales reduciría el gasto interno –de familias y empresas– debido a la menor demanda de nuevo crédito, por el endurecimiento de las condiciones, recalcó Arce.

En el caso de los créditos formalizados, la afectación se presentaría en la variación por las operaciones pactadas a tasa de interés variable.

"La tendencia al alza en el nivel de las tasas de interés en dólares, es desfavorable para el sector público costarricense, que tiene una proporción creciente de sus deudas en dicha moneda", recalcó Alberto Franco, economista de Ecoanálisis.

Franco recalcó que vendrán los ajustes, en los próximos meses, en las cuotas de muchos créditos.

Por su parte, Adriana Rodríguez, gerente senior de Estudios Económicos de Scotiabank, coincidió en que los créditos con tasas variables son los que se verán más afectados.

"El efecto inmediato se refleja en el costo de los pasivos en moneda extranjera bajo modalidades variables de tasa de interés, pues, en la mayoría de los casos, los préstamos en moneda extranjera están ligados a las tasas Libor y Prime, las cuales se mueven en concordancia con la tasa de la Reserva Federal", expresó Rodríguez.

La menor colocación de préstamos frenaría aún más la desaceleración de los sectores productivos costarricenses, coincidieron los economistas.

Efecto fiscal

Otro de los efectos de la presión alcista de las tasas, será en las finanzas del Gobierno Central.

Por un lado, el incremento de los intereses encarecería el costo del Ministerio de Hacienda de endeudarse, para financiar sus gastos.

"Tasas de interés más altas y menor crecimiento real de la economía, no es buena noticia para las finanzas públicas. Complica el alcanzar la sostenibilidad de la política fiscal pues implica costos más altos en el caso de un gobierno, con altos niveles de endeudamiento, como el nuestro", resaltó Arce.

Además de que el enfriamiento de la economía local implicaría una menor recaudación tributaria.