Política Económica

Agencias de desarrollo buscan atraer inversión a la medida de cada región fuera de GAM

Red de nueve agrupaciones impulsa proyecto de ley para que proveedores de multinacionales también tengan los beneficios de las zonas francas.

Nueve organizaciones, agrupadas en la Red Nacional de Agentes de Desarrollo Económico Local (Renadel), pretenden hacer el “traje a la medida” para atraer inversiones a las zonas, especialmente fuera de la Gran Área Metropolitana (GAM).

Esta agrupaciones, denominadas Agencias de Desarrollo Económico Local (ADEL), son sin fines de lucro e integran a los empresarios, gobierno local, entidades académicas y otras organizaciones en cada región.

La creación de las ADEL se aceleró a partir del 2017, pues se pretende mejorar la presencia de inversiones en las zonas fuera de la GAM, donde sigue siendo poca.

Datos solicitados a la Promotora del Comercio Exterior (Procomer) indican. como ejemplo, que en el 2019 solo un 25% del valor de las exportaciones de bienes de Costa Rica se originó en las zonas fuera del área central. Esa participación aumentó ligeramente, a un 26%, con lo datos al cierre de 2020.

Roberto Zeledón, presidente de Renadel, dijo que pretenden ser como un enlace entre el sector civil o privado con las instituciones.”Lo que nos interesa es la generación de propuestas en el sector privado y generación de empleo”, detalló.

Casos como la eventual apertura de una industria para vender bolas de beisbol a Panamá, Nicaragua o México, por parte de los extrabajadores de la firma Rawlings, en Turrialba, son los que se impulsa. Este plan con el cantón cartaginés está avanzado.

También se apoya, por ejemplo y a escala más general, un proyecto de ley en la Asamblea Legislativa, mediante el cual los proveedores locales de multinacionales en zonas rurales puedan gozar igualmente de los beneficios de las zonas francas.

La propuesta establece como requisito que las multinacionales al menos adquieran un 40% de los insumos con proveedores locales.

Además, se intenta promocionar las potencialidades de cada zona. En el Pacífico Central, por ejemplo, se concluyó que la idea es atraer empresas de logística, marinas y agroindustrias, por las características de la zona, señaló William Barrantes, presidente de la Agencia para el Desarrollo Económico de esa región.

Agentes claves

Las ADEL fueron calificadas como agentes clave por la gerente de Promoción de Inversión fuera de la GAM de la Coalición Costarricense de Iniciaticas de Desarrollo (Cinde), Yahaira Barquero.

La labor de ellas, agregó, es fundamental en el impulso a la colaboración entre los gobiernos locales, las instituciones académicas y el sector público y privado en las regiones fuera de la GAM, en pro de mejorar su clima de inversión y fortalecer su competitividad.

En Renadel están integradas la Agencia para el Desarrollo Económico de la Zona Sur, la Agencia para el Desarrollo Económico de Pacífico Central (Puntarenas), la Agencia para el Desarrollo Económico de Turrialba-Jiménez, la Asociación Agencia para el Desarrollo Económico de Tilarán, y la Agencia para el Desarrollo Económico de la Región Huetar Norte.

También forman parte de la red la Agencia para el Desarrollo Zona Económica Especial de Pérez Zeledón, la Agencia para el Desarrollo Económico del Caribe, la Zona Económica Especial Caribe, y la Zona Económica Especial Cartago.

Esas agencias y la red que las agrupa tienen un enorme potencial para generar impacto en sus territorios, maximizando el engranaje triple hélice base que las constituye: sectores productivos, gobiernos locales y academia, consideró Barquero.

Zeledón, en tanto, explicó que como red trabajan para mejorar el tema de conectividad con los operadores, así como los accesos a las vías, carreteras, aeropuerto y puertos, entre otros aspectos de la competividad.

Para Barrantes, el gran problema de cómo coordinar con la gran cantidad de instituciones locales y lograr que a escala regional se comprenda que el desarrollo no lo genera el gobierno sino el sector privado son dos grandes retos de las agencias.

Según Barrantes, la apertura de una marina en Costa Rica, por ejemplo, puede tardar hasta 15 años en trámites, aunque los inversionistas tengan todo el financiamiento. En el mejor de los casos y cuando el inversionista claro el tema de la tramitomanía, ese proceso tarda siete años, se quejó.

Las Adel pretenden precisamente lograr un consenso regional en torno a las necesidades de desarrollo para reducir ese tipo de problemas.

Marvin Barquero

Marvin Barquero

Periodista en la sección de Economía. Realizó sus estudios de Comunicación en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas de producción y de comercio exterior.