Patricia Leitón, Óscar Rodríguez. 15 julio

(Video) OCDE y regla fiscal

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) publicó, este miércoles 15 de julio, un listado de recomendaciones para afrontar la delicada situación fiscal en su Estudio Económico sobre Costa Rica 2020, el primero que recibe el país como miembro de este organismo.

La Organización, que es un foro de política global donde se promueven políticas para mejorar el bienestar económico y social de los habitantes del mundo, y a la cual Costa Rica se adhirió este año, considera muy importante la aplicación plena de la regla fiscal en el país.

Este mecanismo es un límite al crecimiento del gasto que se aprobó como parte de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, que rige desde diciembre del 2018. Este año, se acudió a las excepciones que incluyó la misma ley debido a la pandemia de covid-19.

Costa Rica ha tenido dificultades para aplicar la regla a todas las instituciones públicas, pues algunas apelan a su autonomía constitucional.

Para la OCDE, Costa Rica debe asegurarse de que la reforma fiscal se implemente plenamente, sin excepciones, pues esta es la vía para detener, con el tiempo, el aumento de la deuda pública.

La OCDE considera que las autoridades han aumentado adecuadamente el gasto en salud y protección social para enfrentar la pandemia y que el déficit fiscal aumentará aún más este año, pero, mirando hacia el futuro, una vez que la recuperación económica esté en marcha es vital volver a una senda de reducción de la brecha financiera. Foto en el Centro de Atención de Pacientes con Covid-19. Foto: Roberto Carlos Sánchez
La OCDE considera que las autoridades han aumentado adecuadamente el gasto en salud y protección social para enfrentar la pandemia y que el déficit fiscal aumentará aún más este año, pero, mirando hacia el futuro, una vez que la recuperación económica esté en marcha es vital volver a una senda de reducción de la brecha financiera. Foto en el Centro de Atención de Pacientes con Covid-19. Foto: Roberto Carlos Sánchez

Ángel Gurría, secretario general del organismo, destacó la mañana de este miércoles, en una conferencia de prensa virtual, que en un contexto de normalidad el cumplimiento de la regla fiscal es esencial para la sostenibilidad del endeudamiento público; pero la pandemia sanitaria obliga a la flexibilidad.

“Si estuviésemos en el periodo pre-covid diría que es muy importante y hay que ponerle unas normas muy claras de cumplimiento. Para nosotros es un indispensable elemento de la buena conducción de las finanzas públicas; pero como todas las reglas, se hace para una normalidad y, en este momento, no estamos en una normalidad”, afirmó Gurría.

En esa misma conferencia, el presidente de la República, Carlos Alvarado, destacó que el Presupuesto Nacional de este año se hizo en cumplimiento de la nueva normativa. Sin embargo, argumentó, debió modificarse en algunas instituciones públicas para atender la pandemia sanitaria.

“Como se venía de una realidad de presupuestos crecientes y crecientes, se cree que todo ha sido desperdicio. El presupuesto actual está construido sobre una regla fiscal y sobre eso estamos recortando”, recalcó.

Alvarado destacó que la polémica se generó al dejar fuera de la aplicación de la norma a las municipalidades. Sin embargo, enfatizó que los gobiernos locales tienen “impacto cero” en el presupuesto de la hacienda pública.

Para este año, la OCDE estima que, con un segundo brote de la pandemia, el déficit financiero del Gobierno alcanzará el 9,1% de la producción interna, la deuda pública representará 68,8% de la producción interna y la producción caerá 4,9%.

(Video) Gobierno y regla fiscal

El organismo apoya las medidas de confinamiento y las acciones económicas que ha tomado el Gobierno para atender la pandemia y considera que debe seguir preparándose para un aumento en la demanda de atención médica.

Por otra parte, sugiere al país incluir la regla fiscal en la Carta Magna.

“Costa Rica también podría considerar consagrar la regla fiscal en la Constitución, como lo han hecho varios países de la OCDE, ya que esto puede fomentar el cumplimiento y proporcionar un contrapeso útil a otros puntos que aparecen en la Constitución y tienen implicaciones fiscales, como la obligatoriedad del gasto en algunas áreas”, señala en el documento.

El organismo también da otras recomendaciones en el área de gasto público como permitir que todas las categorías de gastos puedan ajustarse cuando la deuda pública exceda el 50% del producto interno bruto (PIB) y adoptar una escala salarial única, racionalizar los sistemas de incentivos y hacer que se basen en el desempeño, entre otras.

Ampliar bases de impuestos, en lugar de subirlos

En el área de ingresos, el organismo considera que Costa Rica tiene espacio para ampliar las bases de los impuestos en lugar de subir las tasas.

“La economía política de aumentar los impuestos nuevamente es un desafío, pero en Costa Rica todavía es posible ampliar las bases impositivas sin aumentar las tasas. También es posible mejorar la combinación de impuestos”, indica.

La Organización sugiere, específicamente, comenzar a gravar los ingresos de las cooperativas, que siguen estando exentas a pesar de que algunas de estas disfrutan de condiciones monopólicas en mercados clave y se benefician de la protección comercial, según señala la OCDE.

“También debe darse prioridad a la eliminación de exenciones fiscales que benefician a los hogares de altos ingresos. Esto incluye gravar el salario adicional que se paga a fin de año (el llamado 13º salario o aguinaldo), que actualmente está exento del impuesto sobre la renta personal a pesar de beneficiar, particularmente, a contribuyentes con más recursos”, señala OCDE.

Además, considera que gravar el gasto en educación privada y salud a tasas reducidas del IVA (como se hace actualmente) es particularmente regresivo, ya que beneficia desproporcionadamente a hogares de altos ingresos.

El Organismo también estima que hay espacio para mejorar la combinación de impuestos. Específicamente, indicó, las contribuciones de los empleadores a la seguridad social son relativamente altas, lo cual desalienta la formalidad y por otro lado, Costa Rica recauda relativamente pocos ingresos de los impuestos a la propiedad.

Respecto a la gestión de deuda, hace dos sugerencias que podrían ayudar a mejorarla: una es crear una oficina para la gestión de la deuda pública y la otra procurar atraer inversionistas extranjeros a instrumentos emitidos en moneda local.

“El Gobierno depende en gran medida de los inversionistas locales, lo que convierte a Costa Rica en una de las economías emergentes con la menor proporción de inversionistas extranjeros. Ampliar la base de inversionistas extranjeros ayudaría a disminuir los costos de financiamiento”, argumenta el organismo.

La OCDE da un número amplio de recomendaciones en otros campos para mejorar las condiciones de vida de las personas más pobres, reducir la informalidad y mejorar el acceso al crédito.

Este miércoles, las autoridades del Gobierno y los especialistas de la OCDE ampliarán detalles durante la mañana.