Marvin Barquero. 7 noviembre
La auditoría incluyó plantas que se envían listas para sembrar, cultivadas en un medio que no es tierra, como burucha o fibra de coco. La UE notificó a Costa Rica la finalización positiva del proceso, iniciado en el 2015 Foto: Cortesía del SFE.
La auditoría incluyó plantas que se envían listas para sembrar, cultivadas en un medio que no es tierra, como burucha o fibra de coco. La UE notificó a Costa Rica la finalización positiva del proceso, iniciado en el 2015 Foto: Cortesía del SFE.

La Unión Europea (UE) notificó a Costa Rica, el martes 6 de noviembre, que una auditoría iniciada en el 2015 corroboró el cumplimiento de las recomendaciones fitosanitarias para garantizar que el material exportado en plantas para sembrar va libre de organismos nocivos.

Este tipo de material se envía cultivado en un medio inerte (burucha, fibra de coco y otros, excepto tierra), listo para sembrar en el mercado de destino.

La finalización positiva de la auditoría permite mantener las exportaciones a ese mercado sin novedad. Las ventas tienen relevancia, pues según el Servicio Fitosanitario del Estado (SFE), durante el año pasado se colocaron en los países de la UE un total de $23,7 millones en este tipo de producto, denominado “plantas para plantar”. El volumen enviado el año pasado fue de 15.165 toneladas.

Hasta setiembre de este año, se colocaron 11.779 toneladas, con un valor de $18,1 millones, de acuerdo con un comunicado del SFE divulgado la tarde este miércoles 7 de noviembre y en el cual anuncia la notificación positiva de la UE.

Este tipo de auditoría está contemplado en el comercio internacional. Se realizan como procedimiento de rutina o porque se tiene sospecha de alguna anomalía. En el caso de Costa Rica, la UE comunicó el inicio del proceso desde el 2015 y durante ese periodo nunca estuvo el mercado bloqueado.

Este caso es totalmente aparte y diferente del cierre del mercado de la UE a una variedad de plantas ornamentales de Costa Rica, de la variedad Phoenix, por la sospecha de que son portadoras de la bacteria Xylella fastidiosa, la cual ataca viñedos y olivos. Esa medida se aplicó en mayo del 2015 y Costa Rica no la ha logrado superar.

En lo relativo a las plantas para sembrar, el SFE, ente adscrito al Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), explicó que desarrolló una serie de medidas en conjunto con los exportadores de plantas ornamentales con destino a la UE.

La acción fundamental es la implementación de un Manual de Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) que elaboró con la colaboración del sector productivo y exportador.

Además, el SFE mantendrá cada tres semanas la frecuencia de visitas a fincas para vigilancia de plagas específicas, tal como lo indica la normativa de la Unión Europea, se advierte en el comunicado.

Aunado a esto, el SFE ha incorporado recomendaciones de la UE a la documentación que se maneja, como por ejemplo las actas de visita, en donde se agregó la referencia específica a la legislación europea en materia de requisitos fitosanitarios, entre otras cosas, se detalla en el comunicado.

También, cada exportador nacional de plantas ornamentales hacia aquel bloque de países firma un “Acuerdo de Compromiso” cuando recibe la capacitación para implementar el Manual de Buenas Prácticas Agrícolas y se les hace entrega de un ejemplar de ese último documento.

Por último, se implementó un muestreo de los medios de enraizamiento de las “plantas para plantar” que son exportadas hacia la Unión Europea y se lleva registro de los resultados y de las acciones correctivas que se han tomado.