Negocios

Ubicación de empresas se debe a infraestructura y disponibilidad de mano de obra

Al tener como base el recurso humano, las compañías también analizan, cada vez más, la cercanía de residencia de los trabajadores, según Cinde

San José.

La ubicación geográfica de los centros de servicios se fundamenta especialmente en la infraestructura de la zona y en la disponibilidad de mano de obra calificada en las cercanías, pese a que las empresas cada vez toman más en cuenta la cercanía de la residencia de los trabajadores, según la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde).

Vanessa Gibson, directora de Desarrollo Corporativo y Clima de Inversión de Cinde, explicó que las carreteras, el acceso a las instalaciones, la calidad de las telecomunicaciones, la cantidad de mano obra adecuada disponible y la oferta de edificios es fundamental en la decisión de las empresas para ubicar las instalaciones de los centros de servicio.

Sin embargo, y en vista de que este tipo de proyectos es intensivo en mano de obra y en conocimiento, cada vez más compañías incluyen entre sus factores de decisión la cercanía de la residencia de sus empleados, reconoció Gibson.

Casos de ese tipo son las empresas Bacardí y Fiserv, que abrieron recientemente nuevos centros de servicios ubicados en el complejo TerraCampus, en San Diego de la Unión, al este de la Gran Área Metropolitana.

Fiserv, por ejemplo, ya tenía un centro de ese tipo en la Zona Franca Metropolitana en Barreal de Heredia y ahora ubicó una segunda operación al este. Esta empresa resaltó, al inaugurar en TerraCampus, la importancia de que en la zona aledaña se consiguiera el personal especializado para su operación, que brinda soluciones tecnológicas para servicios financieros.

Difícil extensión. La llegada de este tipo de operaciones más allá de la Gran Área Metropolitana está difícil, por las características de mano de obra que demandan y por el tipo de infraestructura, consideró Jorge Vargas Cullel, director del Programa Estado de la Nación.

Agregó que cualquiera sea la clase de servicio prestado en estos centros especializados se requiere de ciertos perfiles profesionales y es difícil que las zonas rurales pueden ofrecer el tipo y la cantidad suficientes requeridas por los inversionistas.

Adelantó que el Estado de la Nación está realizando un inventario región por región de los recursos disponibles para poder contactar de alguna manera con las necesidades de las empresas.

Gibson dijo por separado que uno de los problemas con lo cuales se enfrenta Cinde es la inexistencia de un estudio acerca de la situación de las regiones en cuanto a oferta de mano de obra y tipo de infraestructura. De un análisis de ese tipo, concretó, se puede sugerir a las municipalidades los cambios si quieren competir por la atracción de empresas de ese tipo.

Pero Vargas consideró que los problemas de inserción de esas zonas en un desarrollo como el de los servicios son difíciles de superar.

"La zona rural tiene potencial, pero necesita trabajar algunas cosas", señaló Gibson. Recordó que la empresa Sykes instaló un centro en las cercanías de Hatillo, como ejemplo de una comunidad que se organizó y ofreció el recurso humano especializado que necesitaba la compañía.

Esto permite, enfatizó, que muchos de los empleados estén cerca de las instalaciones y no vean reducida su calidad de vida en los viajes al trabajo.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.