AFP . 20 febrero
Uber llegó a Colombia en el 2013 y desde entonces se han sumado otras aplicaciones con servicios similares, pese al rechazo de sindicatos de choferes y propietarios de taxis (Archivo).
Uber llegó a Colombia en el 2013 y desde entonces se han sumado otras aplicaciones con servicios similares, pese al rechazo de sindicatos de choferes y propietarios de taxis (Archivo).

Bogotá. La plataforma Uber volvió a funcionar en Colombia este jueves 20 de febrero, luego de suspender sus operaciones por 20 días, a raíz de un fallo en su contra por violar las leyes del mercado.

La compañía estadounidense había cesado sus servicios el 1.° de febrero de este año, acatando la decisión de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) que le acusó de competencia desleal y operación irregular del servicio público individual de transporte.

“A partir de las 8:00 a. m. del 20 de febrero, empezó a funcionar una alternativa de la aplicación de Uber en Colombia”, indicó la aplicación digital en un comunicado.

La autoridad que regula el comercio había acogido una demanda de taxistas contra Uber, a la que acusaban de prestar su servicio de manera irregular, violando las normas que rigen el mercado.

Tras apelar el fallo de primera instancia emitido el 20 de diciembre, Uber reapareció con un nuevo modelo que exige al usuario suscribir un contrato de 17 puntos para solicitar un servicio de transporte.

"El modelo permitirá arrendar un vehículo con un conductor" a través de un contrato entre arrendador (propietario del vehículo) y arrendatario, añadió el texto.

Por su parte, el viceministro de Transporte, Juan Camilo Ostos, aseguró a W Radio que el gobierno se enteró de la decisión de Uber a través de los medios de comunicación y que van a analizar el marco regulatorio sobre el cual se está basando la compañía para iniciar nuevamente sus operaciones en Colombia.

El extenso contrato que aparece durante la solicitud de cada servicio, incluye cláusulas que le exigen al usuario: “responder (...) por cualquier daño o pérdida de alguna pieza, parte u objeto que haga parte del vehículo, así como responsabilizarse por los daños, reclamos, demandas, acciones, pretensiones y/o gastos en general (incluyendo costas y costos procesales y gastos de abogados) ocurridos durante la tenencia del Vehículo”.

Al respecto, la compañía asegura que la responsabilidad "dependerá de cada caso en particular" y que los servicios incluyen "coberturas de pólizas de seguro".

Pleito largo

Después de que la SIC fallara a favor de los taxistas que demandaron a Uber, el proceso sigue en trámite en el Tribunal Superior de Bogotá y su resolución podría tardar entre uno y dos años.

Entretanto, la plataforma puede seguir operando, según una fuente de la autoridad reguladora de la competencia.

Un responsable de prensa de Uber aseguró a la agencia AFP que esta modalidad de funcionamiento es “temporal” para reducir los daños causados por el fallo de la SIC.

En medio de la disputa, la plataforma norteamericana anunció, en febrero, que someterá a Colombia a un arbitraje internacional por un perjuicio de $250 millones.

AFP consultó a la compañía sobre el curso de este proceso pero no obtuvo respuesta.

Uber llegó a Colombia en el 2013 y desde entonces se han sumado otras aplicaciones con servicios similares, pese al rechazo de sindicatos de choferes y propietarios de taxis, que en varias ocasiones han protestado en las calles contra sus competidores.

El funcionamiento de la aplicación digital está permitido por el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, aunque la prestación del servicio de transporte es ilegal.

Un vacío legal que, sin embargo, no impidió que Uber pagara el impuesto del IVA ni que se publicitara abiertamente.

La firma estadounidense tiene más de 88.000 conductores en varias ciudades de Colombia y asegura que traslada a dos millones de usuarios.