Marvin Barquero. 15 octubre, 2018
El mayor impacto por la huelga de los sindicatos se dio en el turismo local, pues la gente prefirió no realizar algunas actividad. Las visitas al Cerro Chirripo se vieron muy afectadas. Aquí, el río Talarí. Foto: Alonso Tenorio

La mayor llegada de turistas de Europa y América del Norte, en el acumulado de enero a junio, compensó una notable caída en los visitantes originarios de los países de América Central, de acuerdo con las cifras publicadas por el Instituto Costarricense de Turismo (ICT).

Esos datos indican que el ingreso de centroamericanos en general cayó un 10% en el primer semestre de este año, frente a igual periodo del 2017. Entre enero y junio llegaron 352.970 visitantes de origen regional a Costa Rica, mientras que en ese mismo lapso del año pasado fueron 391.980.

Esta cifra está impactada fuertemente por una notable merma en el ingreso de nicaragüenses, una situación que se atribuye al conflicto interno de ese país. Según las cifras publicadas por el ICT en su página web, los ingresos de ciudadanos de ese país cayeron un 9% a junio pasado, pero el ICT prevé que la merma se haya disminuido en los meses siguientes, cuyas cifras aún se procesan.

Pero también se presentan fuertes bajas en las llegadas de guatemaltecos (-17) y en las de panameños (-12,5%).

La menor llegada de centroamericanos se presentó a partir de abril pasado, cuando estalló el conflicto en Nicaragua, por lo que se estima que la situación regional afectó el flujo. Una parte muy importante de los regionales viajan por tierra.

El total de ingresos de norteamericanos pasó, en cambio, de 874.911 en los primeros seis meses del 2017 a 916.253 en ese lapso del 2018. Las llegadas de europeos subieron de 232.867 a 253.606, al comparar esos mismos periodos.

La combinación causa que, en general, los ingresos de turistas por todas las vías (aérea, terrestre y marítima) a Costa Ria subieron apenas un 1,7% al primer semestre de este año, en comparación con igual periodo del 2017. Esta cifra pasó de 1.634.137 entre enero y junio del año pasado a 1.661.145 este año.

La ministra de turismo, María Amalia Revelo, reconoció que preocupa ese menor ingreso de centroamericanos, aunque se deba a una situación interna regional que puede ser transitoria.

La ministra dijo que las llegadas por vía aérea, que no se ven tan afectadas por las cifras centroamericanas y reflejan más el turismo de otras regiones, aumentan un 6%, según estimaciones hasta ahora con respecto al año pasado. A junio pasado, este tipo de medición subía un 5,6%.

Sector fuerte

La jerarca del turismo costarricense y algunas de las Cámaras del sector afirmaron en que esa última cifra es un indicador de que Costa Rica evadió con éxito el eventual impacto de la huelga de los sindicatos y las publicaciones internacionales aparecidas luego de la muerte de dos turistas, en agosto pasado, tanto que no se reportan, hasta ahora, cancelaciones de reservaciones en turismo internacional.

En esto coincidieron la presidenta de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), Sary Valverde, y la presidenta de la Asociación Costarricense de Operadores de Turismo (ACOT), Kathia Valverde, así como la ministra Revelo.

Empero, el presidente de la Cámara Costarricense de Hoteles (CCH), Johnny Riba, advierte de que todavía puede ser temprano para una conclusión definitiva al respecto, pues las reservaciones se hacen con un año de anticipación. Esto podría causar que el impacto se observe en el próximo verano o temporada alta de turismo, a partir del fin de este año, aunque aún no se manejan cifras al respecto, señaló Riba.

Según la presidenta de Canatur, el sector que realmente sintió un impacto fue el de restaurantes, los cuales en muchos vieron como su actividad caía enrtre un 40% y un 50% en vista del menor tránsito de consumidores, particularmente afectados por la huelga. Este caso y algunos otros corresponden a impactos en turismo local casi en su totalidad.

A eso se agrega que se presentaron focos de caída en visitación en algunas zonas, como Chirripó y Monteverde, pero en estos casos de turistas nacionales que no salieron en vista de los bloqueos de carreteras. No obstante, la jerarca de ACOT explicó que los operadores acudieron a rutas alternas y transbordo de pasajeros para mitigar un impacto al inicio de la huelga

El Instituto Costarricense de Turismo (ICT) también consideró que los impactos internacionales fueron menores y que podría haber presentado algún efecto con turismo local en setiembre. En ese mes, muchos de los centros educativos privados brindan una semana de vacaciones y, quizá, la gente prefirió esta vez quedarse en la casa.