Agencia AP.   15 julio
El presidente de Estados Unidos Donald Trump, habla durante una exposición de productos en el evento "Hecho en América", efectuado este 15 de julio del 2019 en la Casa Blanca. (AP Photo/Alex Brandon)

Washington – El presidente Donald Trump firmó este lunes 15 de julio un decreto que requiere que las agencias federales adquieran productos que contengan más componentes estadounidenses.

El decreto refuerza los estándares a los que se deben apegar las agencias federales respecto a la Ley Buy American (Compra de Estados Unidos), que crea una predilección por los productos de fabricación estadounidense.

Trump manifestó que su decreto impulsará gradualmente el porcentaje de componentes estadounidenses en los productos elegibles a la etiqueta de “Hecho en Estados Unidos”, del 50% al 75%. Dijo que el umbral aumentará al 95% para los productos de hierro y acero.

“La filosofía de mi gobierno es simple. Si podemos construirlo, cosecharlo o hacerlo en Estados Unidos, lo haremos”, comentó Trump.

El presidente firmó el decreto durante la exhibición anual “Hecho en Estados Unidos” de la Casa Blanca, que cuenta con la representación de compañías de los 50 estados.

Durante su gobierno, Trump ha priorizado el impulso a la manufactura estadounidense. Aun así, el déficit comercial del país ha seguido creciendo en su mandato hasta alcanzar $621.000 millones en el 2018, la cifra más alta de la década.

Trump aseveró que se ha permitido a los países extranjeros “robar nuestros empleos y saquear nuestras riquezas” durante los gobiernos anteriores. También utilizó el evento para resaltar los aranceles que impuso a China, y afirmó que el gigante asiático ha pagado un alto precio económico a consecuencia de las medidas arancelarias.

Sin embargo, se desconoce cómo se resolverá la disputa comercial.

El mandatario también reconoció que aún no queda claro el destino que tendrá el nuevo acuerdo comercial con México y Canadá en la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata. Los legisladores demócratas quieren reforzar los requerimientos laborales y ambientales establecidos en el pacto.

“Debemos hacer que los demócratas lo aprueben. Pueden o no hacerlo, dependiendo de cómo se sientan políticamente”, dijo el presidente. “Todo es política, desafortunadamente”.