Negocios

Tiendas y supermercados refuerzan seguridad para repeler hurtos

Comercios invierten en más agentes de seguridad, mejoras en los sistemas de cámaras y de comunicación con los colaboradores

Carteras con forros dobles de papel aluminio y fibra de vidrio, vientre falso de embarazo, coches para bebés y fajas ajustadas para el cuerpo, son algunas de las “herramientas” más usadas por las personas al llevarse productos de una tienda sin haber pagado por ellos.

Así lo dieron a conocer comercios como Yamuni, Aliss y Megasúper, los cuales invirtieron recientemente en seguridad con el objetivo de disminuir ese tipo de incidentes en sus puntos de venta.

Las empresas se han visto obligadas a aumentar el personal de seguridad, realizar mejoras en sus sistemas de cámaras e implementar otras estrategias como tener guardas sin uniforme dentro de sus instalaciones.

Aliss han contabilizado 39 incidentes relacionados a hurtos en este 2018, una cifra que aseguran es mayor que en años anteriores pese a no haberlos contabilizado.

“La categoría de ropa es la más afectada o atractiva para las personas que se han visto involucradas en estos casos”, aseguró Hernán Castellano, gerente de Inventarios de la tienda departamental.

Ante el aumento de hurtos, este año empezaron a contratar personal especializado, una medida que se suma a otras que ya ejecuta la empresa como tener sistemas de cámaras, monitorear las puertas durante todas las horas de ingreso de clientes y tener agentes de seguridad ocultos.

También han capacitado a todo el personal para diferenciar entre un sospechoso y alguien que efectivamente está realizando el hurto, así como emplean comunicación vía radio con auricular para comunicar la alerta a toda la tienda de manera discreta.

Yamuni, por su parte, también registra más hurtos en sus tiendas durante este 2018 (más de un incidente por tienda a la semana).

“Nos vemos muy afectados tanto a nivel económico por el robo de mercadería como por el dinero que se tiene que invertir en prevención en los puntos de venta”, destacó Julio Barquero, gerente general de la compañía.

Esta empresa estima que las pérdidas por hurtos significan cerca del 3% del valor del inventario.

Para disminuir ese porcentaje, en los últimos 12 meses, contrataron cuatro guardas para la seguridad interna. Con esto, la planilla de seguridad de Yamuni representa un porcentaje mayor al 12% de la planilla total de la cadena de tiendas departamentales.

Otras medidas usadas son un circuito cerrado de cámaras, espejos, cambios en el display para no crear puntos difíciles de controlar, sistemas de prensas suaves y duras en el 100% del producto.

Los productos que más son hurtados en Yamuni son: ropa íntima, botellas de hidratación y accesorios.

Ekono es otra tienda departamental que confirmó estar invirtiendo en mejoras de su sistema de seguridad ante un incremento en la cantidad de hurtos. No obstante, prefirieron no brindar detalles.

Para Megasúper este 2018 ha sido un buen año en cuanto a hurtos se trata pues la cantidad disminuyó casi a la mitad en comparación al 2017 (no suministraron el número de incidentes).

A pesar de que la situación mejora, decidieron invertir en un sistemas de cámaras con mejor calidad.

“Este es un sistema de seguridad de dispositivos análogos o circuito cerrado de televisión, los cuales conectan las cámaras directamente a un grabador y se guardan en un disco duro. Las cámaras tiene una dirección IP asignada y se puede acceder a ellas a través de una red local o externa”, explicó Priscilla Meneses, gerente de mercadeo de Megasúper.

La medida es complementada con personal de seguridad y barras detectoras en los accesos.

Entre las categorías con mayor incidencia en este tipo de hechos delictivos son licores, artículos de cuidado personal, leches maternizadas y todo tipo de atunes y carnes enlatadas.

¿Cómo actúan al detectar un incidente?

Cuando las estrategias de seguridad surten buenos resultados, los comercios tienen definidos procesos para neutralizar a las personas involucradas en el hurto.

Aliss, por ejemplo, retiene a la persona y la “invita” a entregar lo que hurtó (la denuncia procede dependiendo del valor de lo hurtado). Asimismo, las personas quedan registradas en las cámaras, por lo que sus rostros se publican en pizarras internas de todas las 11 tiendas de la cadena.

En el caso de Megasuper tienen un protocolo denominado “instructivo de trabajo para el auxiliar de seguridad” en el que se desarrolla el manejo de situaciones especiales como es el caso de hurtos y robos.

“Básicamente se debe abordar a la persona, dar aviso al gerente del punto de venta y a la central del monitoreo para que este departamento solicite la presencia de la Fuerza Pública. Posterior a ello, el departamento legal inicia con las denuncias respectivas”, indicó la gerente de mercado de la cadena de supermercados.

Finalmente en Yamuni llaman a la policía y brindan colaboración para que se procese el caso de acuerdo a la ley.

Cristina Fallas Villalobos

Cristina Fallas Villalobos

Es periodista de la sección de Negocios de El Financiero.