Fernando Gutiérrez. 14 agosto
La vía de acceso al Paradero Lacustre Charrarra está sin mantenimiento, mientras el dueño de ese centro turístico, el Instituto Costarricense de Turismo, aseguró que se encarga de cuidar las instalaciones internas. Foto: Fernando Gutiérrez
La vía de acceso al Paradero Lacustre Charrarra está sin mantenimiento, mientras el dueño de ese centro turístico, el Instituto Costarricense de Turismo, aseguró que se encarga de cuidar las instalaciones internas. Foto: Fernando Gutiérrez

El Paradero Lacustre de Charrarra, ubicado en Ujarrás de Paraíso, Cartago, tiene un año cerrado como consecuencia de una disputa legal entre su dueño, el Instituto Costarricense de Turismo (ICT), y el anterior concesionario, la empresa Murias.com, propiedad del empresario cartaginés Eddy Murias Hernández.

La concesión a dicha empresa se entregó en junio del 2013, luego de que ese centro turístico estuviera, también, tres años cerrado. La reapertura se dio en noviembre de ese año.

El empresario primeramente puso una demanda judicial contra el ICT posterior a que una resolución administrativa de esa institución disolvió el contrato.

“Tras haberse resuelto el contrato, previo procedimiento administrativo realizado por la institución, donde se demostraron una serie de incumplimientos como, por ejemplo, daño ambiental, entre otros, y luego de encontrarse en firme el acto de resolución contractual, el señor Murias se retiró de Charrarra”, declaró Wilson Orozco, director Administrativo Financiero del ICT, en respuesta a una consulta de La Nación.

Murias habría retirado la demanda judicial, según el ICT, aunque el empresario asegura que la mantiene vigente. “Dejé el lugar por incumplimientos legales de dicha institución, que ya no permitían seguir funcionando, por lo que he llevado el caso a los tribunales judiciales”, detalló Murias.

La entidad rectora del turismo explicó que, al contrario, en el mismo expediente interpuso una contrademanda, en la cual se le reclama al anterior concesionario por daños y perjuicios, la cual se mantiene vigente. El proceso se lleva en el Tribunal Contencioso Administrativo, en el expediente 17-008966-1027-CA-8, dijo el ICT.

Mientras tanto, al menos la calle de entrada a ese centro se encuentra cubierta por monte y se ve deteriorada y con tablas impidiendo el paso.

Empero, Orozco aseguró que la institución se ha encargado de mantener el sitio en buenas condiciones, para lo cual le brinda el mantenimiento básico y de seguridad indispensable al lugar.

Charrarra está en una finca de 17 hectáreas, posee canchas de fútbol, baloncesto, voleibol y tennis, además de un lago de gran tamaño donde se pueden realizar deportes acuáticos. Se encuentra a ocho kilómetros de la ciudad de Paraíso, en Cartago, por lo cual su cercanía lo hace atractivo para paseos de un día.

El centro también tiene ranchos, instalación para restaurante y otras facilidades, así como dos piscinas.

En la respuesta por escrito, el ICT aseguró que en este momento valora alternativas para la reapertura del Paradero Lacustre de Charrara en el corto y mediano plazo, todas dentro del ámbito del fortalecimiento de la actividad turística de la zona y su área de influencia.

Orozco dijo que una vez que se tenga definido el concesionario se informará del tema.

Colaboró el periodista Marvin Barquero.