AFP . 7 mayo, 2018

Zúrich, Suiza. El gigante suizo de la alimentación, Nestlé, anunció este lunes que pagó una licencia de $7.150 millones que le permitirá comercializar productos de la marca estadounidense Starbucks en todo el mundo.

El acuerdo, que no incluye ninguna tienda ni cafetería, da a Nestlé (propietaria de las marcas Nescafé y Nespresso) una plataforma para seguir expandiendo su negocio en América del Norte, cita un comunicado.

Nestlé se está focalizando en el café como principal motor de crecimiento y ha hecho algunas adquisiciones en el sector recientemente.

El negocio de Starbucks incluido en el acuerdo genera cerca de $2.000 millones anuales en ventas e incluye productos como el café en grano y molido, que Nestlé venderá en supermercados de todo el mundo.
El negocio de Starbucks incluido en el acuerdo genera cerca de $2.000 millones anuales en ventas e incluye productos como el café en grano y molido, que Nestlé venderá en supermercados de todo el mundo.

El negocio de Starbucks incluido en el acuerdo genera cerca de $2.000 millones anuales en ventas e incluye productos como el café en grano y molido, que Nestlé venderá en supermercados de todo el mundo.

Mark Schneider, consejero delegado de Nestlé, mencionó que esta operación es un paso significativo para su unidad de negocio con mayor crecimiento: el café.

"Ambas compañías tiene una auténtica pasión por el café excepcional y están orgullosas de ser reconocidas como líderes globales por la procedencia responsable y sostenible de su café", agregó Schneider.

Con el acuerdo, cerca de 500 trabajadores de Starbucks pasarán a las filas de Nestlé, pero se mantendrán trabajando desde Seattle, en Estados Unidos.

El presidente y consejero delegado de la compañía estadounidense, Kevin Johnson, destacó que este es un acuerdo "histórico" que creará, según él, una "alianza global del café".

Nestlé, bajo presión de sus accionistas para mejorar su rentabilidad, ha empezado a reconfigurarse desde el nombramiento de Mark Schneider a principios del año pasado.

Schneider, quien dirigió al grupo alemán de atención sanitaria Fresenius, está llevando al grupo suizo a concentrarse en un número limitado de sectores, como el agua embotellada, la nutrición infantil y el cuidado de mascotas, pero teniendo al café como máxima prioridad.

Aunque los cafés de Nestlé, con la marca Nespresso, son "omnipresentes" en Europa, en Estados Unidos no han tenido el mismo éxito.

En los últimos 15 meses Nestlé se ha concentrado en reforzar su presencia en cafés en Estados Unidos, con la compra de la compañía Blue Bottle Coffee, en setiembre pasado, y de Chameleon Cold Brew, dos meses más tarde.

Por otra parte, la multinacional se ha separado de su actividad en confitería al vender el negocio por $3.000 millones a la italiana Ferrero.

Jean Philippe Bertschy, consultora de Vontobel, destacó que el precio de la transacción con Starbucks parece ser elevado, pero teniendo en cuenta los beneficios, el negocio podría superar los costes de capital en tres o cuatro años.

"Una vez más Nestlé ha sorprendido a los mercados con una operación inesperada", destacó la analista.

La operación, que todavía tiene que ser aprobada por las autoridades de regulación, debería concluirse este año según la compañía suiza.