Óscar Rodríguez. 14 diciembre, 2019
Tributación cerró el hotel Wyndham San José Herradura, el pasado 11 de diciembre, por el cobro de deudas tributarias. Foto: Cortesía del Ministerio de Hacienda.
Tributación cerró el hotel Wyndham San José Herradura, el pasado 11 de diciembre, por el cobro de deudas tributarias. Foto: Cortesía del Ministerio de Hacienda.

El Tribunal de lo Contencioso Administrativo ordenó, a la 12:30 de la madrugada de este 14 de diciembre, la reapertura del hotel Wyndham San José Herradura, tras aceptar una solicitud de medida cautelar presentada por el propietario del inmueble.

“Se le ordena de inmediato al Estado la suspensión de la ejecución con efecto de cierre de cualquier acto administrativo y/o ejecución material de cierre originado en los procedimientos de determinación y sancionatorio por concepto del impuesto general sobre las ventas”, se detalla en la resolución firmada por el juez Carlos José Mejías, de la cual tiene copia La Nación.

Luego la sentencia añade: “Se autoriza el levantamiento de los sellos colocados en dichas instalaciones, actuación que puede ser realizada por el propio promotor de la acción sin necesidad de gestión adicional”.

De esta forma, la empresa Hotelera Bonanza, propietaria del hotel, reabrió el establecimiento, luego de la Dirección General de Tributación dictara el cierre del lugar por cinco días naturales el pasado 11 de diciembre.

La resolución dio tres días a Tributación para referirse sobre la denuncia del propietario del hotel y advirtió a la administración sobre las sanciones civiles y penales por la desobediencia de la medida cautelar provisionalísima.

Sin embargo, el Tribunal aclaró que lo resuelto este sábado no impide al Fisco a seguir con el proceso de cobro tributario iniciado contra Hotelera Bonanza, y la eventual recuperación de los recursos en disputa.

Carlos Vargas, director general de Tributación, dijo que son respetuosos de las decisiones judiciales; pero enfatizó que la resolución no es definitiva.

“Se trata de una medida cautelar que ordena la suspensión temporal de una sanción de cierre de negocio en firme en sede administrativa (…) en el momento en que se resuelva de forma definitiva procederemos como lo indiquen los Tribunales de Justicia”, recalcó el jerarca.

El Ministerio de Hacienda está en un proceso de cobro de ¢1.847 millones, por concepto de impuesto sobre las ventas –que sus huéspedes ya pagaron–, del impuesto sobre la renta y de retenciones. De este monto ¢1.818 millones se encuentran en cobro judicial.

Según Hacienda las deudas se empezaron a acumular desde el 2013 y hasta la fecha la empresa se mantiene morosa.

Reclamo hotelero

Uno de los principales argumentos presentados por Hotelera Bonanza, en la medida cautelar, es que el cierre dictado por Tributación tiene un “irremediable perjuicio económico y patrimonial” en el hotel y terceras personas dado los eventos especiales relacionados con las fiestas de fin de año.

Esa fue la principal razón aceptada por el Tribunal para permitir la reapertura del hotel.

“Resulta razonable en tanto queda claramente acreditado el impacto que la clausura ha tenido sobre terceros (tanto trabajadores de la empresa como de usuarios del hotel, transportistas y otros vinculados con la actividad económica), los cuales, ajenos a la actividad administrativa objeto de análisis se encuentran siendo directamente perjudicados”, se explica en la resolución del Juez.

En el razonamiento judicial sí se señala que la orden de cierre de local ocurrió con demora, pues Tributación lo ordenó desde agosto del 2015.

“Debe tomarse en consideración sobre todo los usuarios y demás terceros vinculados a la actividad económica de la actora y que son valorables in re ipsa (por sí mismo), sobre todo, por el periodo del año en el que estamos, así como el tipo de negocio que gestiona la promovente, que a consideración de este juzgador, resulta en la razón principal para la emisión de la presente medida provisionalísima”, se detalla en el fallo.

El juez Carlos José Mejías sí enfatizó, en la resolución, que la orden solo implica el levantamiento del cierre y retiro de sellos colocados por Tributación.

* Nota del redactor. El artículo fue actualizado a las 4:05 p.m. para incluir la posición de Tributación.