Por: Agencia AP.   13 marzo

Nueva York. La decisión del presidente Donald Trump de sabotear los planes de la firma de Singapur Broadcom para tratar de compra al fabricante estadounidense de microchips Qualcomm, tomó por sorpresa a varios en Wall Street. Las acciones de Qualcomm cayeron más de 4% en la bolsa este martes 13 de marzo, por la mañana.

Los analistas del sector conjeturaron que el motivo de la decisión del presidente fue el avanzado trabajo de Qualcomm en la tecnología 5G, que se prevé produzca velocidades necesarias para estimular el Internet de las cosas.

El presidente Donald Trump recibió a Hock E. Tan, director general de Broadcom, en la Casa Blanca, en noviembre del año pasado, cuando se anunció el traslado del domicilio legal de esta compañía de Singapur a Estados Unidos. (AP Photo/Evan Vucci)
El presidente Donald Trump recibió a Hock E. Tan, director general de Broadcom, en la Casa Blanca, en noviembre del año pasado, cuando se anunció el traslado del domicilio legal de esta compañía de Singapur a Estados Unidos. (AP Photo/Evan Vucci)

Trump alegó el lunes pasado que la compra de Qualcomm pondría en peligro la seguridad nacional, con lo que bloqueó la intención de Broadcom de comprar al fabricante de microchips por $117.000 millones.

Chris Caso, analista que trabaja para la firma Raymond James, resaltó que el Comité sobre Inversión Extranjera en Estados Unidos (CFIUS, por sus siglas en inglés, una agencia que analiza las implicaciones para la seguridad nacional de las inversiones extranjeras en empresas estadounidenses), evaluó el acuerdo muy brevemente, y que es muy raro que un presidente estadounidense intervenga.

Kevin Cassidy, analista que trabaja para Stifel Nicolaus, dijo que Qualcomm está muy adelantado a sus competidores tanto nacionales como extranjeros en cuanto a tecnología 5G, y que esta fue la razón principal detrás de la orden ejecutiva del Presidente.

El senador republicano Rob Portman, de Ohio, dijo que no estaba sorprendido por la decisión de Trump.

“Dado que China tiene al menos un poco de influencia sobre Broadcom, y hasta cierto punto es dueño de algunas de sus propiedades intelectuales, y de su interés por obtener parte de esta tecnología 5G, que es un asunto de seguridad nacional, creo que es apropiado que el CFIUS lo revise”, dijo Portman a CNBC.

Aunque su nombre no es ampliamente conocido afuera de la industria tecnológica, Qualcomm es uno de los principales fabricantes de microchips en el mundo que son usados en muchos celulares y otros aparatos móviles. Qualcomm también es dueño de patentes de partes clave de tecnología móvil que Apple y otros usan en sus productos.

“Tenemos que despertar y darnos cuenta de que China, Rusia y otros competidores están afuera tratando todo el tiempo de obtener tecnología”, dijo Portman.

En demandas presentadas por Apple y reguladores del gobierno en todo el mundo, Qualcomm está eludiendo las acusaciones de que abusó del poder de sus patentes móviles para ahogar a la competencia y cobrar regalías excesivas por su tecnología.

El año pasado, Broadcom hizo una oferta no solicitada para comprar Qualcomm, la cual fue recibida con escepticismo por los accionistas y con el escrutinio de las autoridades regulatorias por motivos de seguridad y antimonopólicos.

Broadcom se encuentra en el proceso de trasladar su domicilio legal de Singapur a Estados Unidos, proceso que planea concluir para el 3 de abril de 2018. Trump recibió a Hock E. Tan, director general de Broadcom, en la Casa Blanca el año pasado, cuando se anunció el cambio, y la compañía tenía esperanzas de que ello le habría ayudado a quedar exenta de la revisión sobre seguridad nacional.