Marvin Barquero. 1 junio
El hotel Best Western Jacó, igual que otros de playa, cuenta con una amplia piscina, lo cual es una ventaja en vista del horario limitado para ir al mar. Foto Adrián Soto.
El hotel Best Western Jacó, igual que otros de playa, cuenta con una amplia piscina, lo cual es una ventaja en vista del horario limitado para ir al mar. Foto Adrián Soto.

El sector de hospedaje pone sus ojos en el Día del Padre y las vacaciones de medio periodo de los centros educativos como dos de las fechas claves para iniciar la reactivación, luego de que todos los hoteles obtuvieran la autorización para reabrir, a partir de este 1.° de junio,

El Día del Padre se celebrará, este año, el 21 de junio y siempre ha sido una buena fecha, según los empresarios, mientras las vacaciones de los estudiantes, maestros y administrativos del sistema educativo están previstas del 29 de junio al 10 de julio próximos.

Mientras tanto, el aumento en las reservaciones será muy paulatino, explicaron Flora Ayub, directora de la Cámara Costarricense de Hoteles (CCH), presidentes de algunas cámaras regionales y algunos empresarios.

Fue a finales de marzo cuando los empresarios se declararon en temporada cero debido a la salida de los últimos turistas extranjeros y la cancelación de vuelos por la pandemia.

Ahora los hoteleros buscan promoverse entre personas que mantuvieron su ingreso, pese a la pandemia de la covid-19, y que pueden tener algún tiempo libre en medio de la emergencia. Pero en las regiones el despegue con los hoteles de menos de 20 habitaciones, abiertos, desde el 16 de mayo, con la mitad de ocupación, ha sido lento y complicado, como se esperaba, según los empresarios.

Los 3.715 sitios de hospedaje que tiene el país ya pueden abrir de lunes a domingo, pero con una ocupación al 50% de su capacidad. El Instituto Costarricense de Turismo (ICT) calcula que son 57.789 habitaciones en total, la mitad de las cuales se pueden utilizar, es decir, 28.894 de ellas.

De acuerdo con Ayub, es muy difícil la apertura de los hoteles de ciudad, pues el cliente costarricense o residente –para los cuales se reabre– no van a reservar en ellos. Así que la apertura es más fácil para los de montaña y playa, aunque estos últimos tienen la limitante de que el acceso al mar es de 5 a.m. a 8 a.m.

Sin embargo, los accesos autorizados a piscinas, cumpliendo con protocolos como el distanciamiento social, el concepto de burbujas sociales, el lavado de manos, el uso constante de alcohol y otros, es una fortaleza para los hospedajes de playa, explicó la dirigente.

Óscar Ramírez, vicepresidente de operaciones de Grupo Marta, coincidió con Ayub en el tema de las piscinas y agregó que estar frente al mar, sentir la brisa y sentarse bajo una palmera son un atractivo aunque no se pueda ingresar a la la playa después de las 8 a. m.

Este grupo abrirá el jueves 4 de junio el hotel Best Western Jacó, un todo incluido de 130 habitaciones que tiene las primeras reservaciones para ese día.

En San José, el Best Western Irazú, también de esa cadena, no abrirá sino después de que se autorice la apertura del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría, pues depende del ingreso de turistas extranjeros.

Despegue con lentitud

Frank León, propietario de Los Almendros, en el Caribe Sur, detalló acerca de un despegue muy lento en la región, pese a que habitantes del centro de Limón visitan la zona para colaborar en la reactivación.

“Está bastante flojo; a nivel de hoteles todos sabíamos que esto de la apertura se va a llevar bastante tiempo. El temor a las restricciones vehiculares los fines de semana, por ejemplo, influye bastante”, enfatizó Léon.

Róger Sans, presidente de la Cámara de Turismo y Comercio del Caribe Sur y dueño del hotel Banana Azul, explicó que los fines de semana se dio un incremento de visitantes, pero las reservas en los hoteles “suben tímidamente”.

Al otro lado del país, el presidente de Arenal Cámara de Turismo y Comercio, Tadeo Morales, aseveró que un despegue luego de pasar dos meses con cero ingresos es muy complicado. Dijo que en la zona muchas familias propietarias de negocios los pusieron en venta o van a atrasar la reapertura.

En la región de Arenal y La Furtuna, explicó, 90% son empresas o emprendimientos familiares y un reinicio para ellos se dificulta.

En Manuel Antonio, el hotel Los Altos Resort, dijo que abrió ese 1.° de junio, pero con muy pocas reservaciones. “Al estar ubicados donde la zona es de mar y rodeados de mucha naturaleza, nos ha afectado un poco el horario de playa. Consideramos que las personas están esperando una extensión del horario de ésta, para asistir a sitios en este tipo de zona”, explicó el gerente general de la empresa, Oren Marciano.

Agregó que ofrecen la alternativa de “una casa lejos de casa”, donde los visitantes pueden contar con la comodidad de una casa, en un lugar seguro y lleno de naturaleza. Se trata de condominios totalmente equipados.

En el Best Western Jacó, en tanto, están diseñando una promoción para el Día del Padre y mientras tanto tienen abierta la “Tarifa especial para Héroes de Primera línea contra el covid-19”, que cubre a funcionarios del Ministerio de Salud, de la Fuerza Publica, de la Policía de Tránsito, de la Comisión Nacional de Emergencias, de la Caja Costarricense de Seguro Social, entre otros.