Jéssica I. Montero Soto.   16 octubre
El producto terminado se carga en los centros de distribución de Fifco, donde les aplican barrido y soplado con aire a presión para asegurar la inocuidad. Foto: Cortesía de Fifco.

Las empresas Florida Ice & Farm Co (Fifco) y Cemex unieron sus cadenas de abastecimiento. El proyecto lleva 10 meses en desarrollo, durante los cuales los camiones de Cemex, que antes regresaban vacíos desde San José a su centro de distribución en Nicoya y Puntarenas, ahora llevan productos al centro de distribución de Fifco en estas zonas.

Las empresas informaron, por medio de un comunicado de prensa, que esta iniciativa optimiza los viajes y maximiza el uso del combustible fósil empleado en la flotilla.

El transporte compartido se lleva a cabo con cuatro camiones, todos ellos tipo doble remolque, también llamados bitrenes, cuya doble articulación les brinda 40% más de capacidad de carga. Por medio de estos, el promedio mensual de viajes realizados son 36, de los cuales 28 son hacia Nicoya, y ocho hacia Puntarenas.

Las dos empresas operan en industrias distintas. Cemex es una compañía global de materiales para la construcción, mientras que Fifco participa en el negocio de bebidas, además del sector inmobiliario y las ventas al detalle.

Gisela Sánchez, directora de Relaciones Corporativas de Florida comentó que el caso se dio a conocer durante la Pre COP25, que se desarrolló del 8 al 10 de octubre en el Centro de Convenciones de Costa Rica.

“A casi un año de haber comenzado esta alianza ya vemos los resultados ambientales positivos. Aportamos al Programa País de Carbono Neutralidad y a la descarbonización de la economía, llevamos 62.292 litros de diésel ahorrados y una disminución de 165.938 kilogramos de CO2 (dióxido de carbono) equivalente” explicó Sánchez.

Enrique García, director país de Cemex Costa Rica, comentó que una parte integral de la iniciativa consiste en la adquisición de equipos doble remolque, a los cuales se les colocan dispositivos de seguridad llamados mobile eye (ojo móvil), para mejorar la conducción.

“Con esto aportamos a la seguridad en las carreteras con equipos de alta tecnología y choferes altamente capacitados lo cual evita cerca del 95% de las colisiones frontales, y hasta el 60% en todo tipo de colisiones”, afirmó García.

Para alcanzar este acuerdo las empresas tuvieron que establecer procedimientos y controles logísticos y ejecutar protocolos de calidad e inocuidad en los camiones.

Estos son cargados con producto terminado en los centros de distribución de Fifco, donde realizan procesos de barrido y soplado con aire a presión para asegurar la eliminación de toda partícula y garantizar que el transporte de bienes de distinto tipo y origen no afecte la calidad e inocuidad del producto entregado al consumidor.