Marvin Barquero.   20 septiembre
Enrique Beltranena, CEO de la aerolínea Volaris. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

Las altas tarifas de impuestos y los elevados costos aeroportuarios se convierten en una traba para desarrollar el transporte aéreo en Centroamérica, aparte de que las aerolíneas no estaban ofreciendo un producto adecuado a las condiciones de la región, considera el fundador y director general de la empresa Volaris, Enrique Beltranena.

El alto ejecutivo señaló que, por ejemplo, las tarifas para los servicios entre países de Centroamérica están entre 35% y 48% por encima de los vuelos domésticos en México, aunque no identificó esos excesos por países. También, detalló, el costo de los combustibles está aproximadamente entre 12% y 15% arriba de lo que está en México, pese a que obtener cifras precisas sobre este rubro es prácticamente un enigma.

Aunque prefirió no precisar cifras por países, este guatemalteco de nacimiento señaló un ejemplo para Costa Rica: solo el costo del impuesto de salida para un pasajero, actualmente en $29, casi iguala el precio de un boleto de Volaris para un vuelo intrarregional, que está en un promedio de $32.

No obstante, el hecho de que la región esté en esas condiciones y con ello frene la demanda por transporte aéreo, la convierte en un mercado muy atractivo, pues tiene mucho por desarrollar, aunque las tarifas y costos bajen también el interés de los usuarios por ese tipo de medio de traslado.

Beltranena estuvo en Costa Rica para participar en el Día de la Aviación de Centroamérica, que se realizó este miércoles 19 de setiembre, y el martes anterior concedió una entrevista a La Nación.

– ¿Cómo está la industria de la aviación en Centroamérica?

– Es una mercado donde los asientos ofertados en lugar de crecer, en los años del 2011 al 2016 se han contraído: a pesar de que vemos un PIB (producto interno bruto) creciendo, a pesar de que vemos un clase media creciente, a pesar de que vemos un desarrollo que requiere de la transportación aérea.

“En realidad, hay también un fenómeno migratorio importante y cuando uno voltea a ver a Suramérica, donde Bolivia crece cuatro veces, Chile crece tres veces y media, donde México crece dos veces en los últimos 10 años, Brasil crece tres veces, Centroamérica crece 0,2 veces. Ese resultado llama la atención, es decir, vemos pues que realmente Centroamérica es un territorio donde tenemos que trabajar un poquito más en el crecimiento del modelo de la aviación y del modelo del transporte aéreo”.

– ¿Qué está afectando el desarrollo de esta industria?

- Creo que es un mercado en el que las tarifas tradicionalmente no nos están ayudando, es decir, es un mercado donde el costo de volar está estrangulando la capacidad de crecer. Un consumidor sin opciones en muchos casos, porque no hay opciones de horarios o de precios que les sean accesibles.

“Creo que hay un producto que no se adapta a las necesidades de la región. Fuimos una región que por muchos años creció bajo conceptos de centros grandes de distribución de pasajeros y los mercados hoy, hasta cierto punto, la mayoría de ellos han madurado a niveles que requieren de transportación punto a punto. Y luego hay costos de la infraestructura y del combustible que están totalmente fuera de racionalidad. Y todavía es un mercado que en términos de sistema de distribución está muy subdesarrollado, es decir, es un mercado donde comprar por el teléfono todavía es una cosa difícil. Centroamérica comienza a comprar en el teléfono cuando en México el 86% de los boletos los estaban vendiendo en Internet o en tecnología móvil”.

– ¿Cuáles son esos costos altos que usted menciona?

– Tarifariamente sentimos que Centroamérica está aproximadamente entre 35% y 48% arriba de los vuelos internos en México. En combustibles es un enigma, pero diría que el costo del combustible con respecto al precio del Golfo está aproximadamente entre 12% y 15% arriba de lo que está en México.

– ¿Cómo está Costa Rica en el tema de los costos?

Para que se tome una idea, Costa Rica está aproximadamente en costos aeroportuarios 20% arriba de El Salvador, un 11% arriba de Guatemala y, en promedio, entre un 7% y un 12% arriba de aeropuertos con tráfico igual en México. Piense que Volaris tiene una tarifa promedio en el intracentroamericano de $32 y ¿cuánto te cuesta el impuesto de salida ($29) de Costa Rica? Casi igual. ¿Qué está sucediendo? Que las tarifas de los impuestos y los costos aeroportuarios están prácticamente al mismo nivel que el valor del precio del boleto.

“Hoy por hoy estamos volando tres aviones (en Centroamérica), creo que en tres o cuatro años podríamos volar entre 18 y 22 aviones”

– ¿Por qué Volaris sobrevive en la región con esos altos costos?

– Somos una aerolínea que decidió atacar las causas por las cuales se frenaba el crecimiento en la región, es decir, primero claramente es el precio. La tarifa definitivamente es un medio. El segundo tema es darle opciones al consumidor, nosotros sentimos que lo hemos hecho en periodos importantes, en fechas importantes, en horarios importantes, que ha hecho que el producto se adapte más a las necesidades de la región. Finalmente, creemos que nuestros sistemas de distribución a través de la web o a través del móvil (teléfono) están funcionando y permeando muy bien.

– ¿Por qué otras aerolíneas de bajo costo no tuvieron éxito en la región?

– Yo creo que para competir en ese mercado se tiene que ser aerolínea de bajo costo. Y yo no recuerdo ninguna de ellas que haya sido realmente de bajo costo. Creo que el ejemplo más claro era Veca en El Salvador, que realmente no era de bajo costo.

– ¿Cómo explica Volaris el cierre de algunos vuelos directos desde Costa Rica?

- La primera es Nicaragua y la explicación ya se conoce. Las segundas son rutas que se abrieron vía México para llegar a Estados Unidos y ahora tenemos operación directa hacia Estados Unidos. El San José-Guadalajara o el San José-Tijuana presentaban que el 84% de ese tráfico se iba a Los Ángeles y ahora estamos volando directo a esa ciudad de Estados Unidos. Creemos que hemos sustituido un producto inferior con uno superior.

– ¿Cuáles planes tienen para el futuro próximo, a tres o cinco años?

– Estamos saliendo de ser una aerolínea eminentemente regional a ser una aerolínea con operaciones a México y Estados Unidos. Yo esperaría, hacia adelante, ver a la aerolínea operando en El Caribe y Suramérica adicionalmente. Sería en Dominicana, La Habana, Puerto Rico y cualquier ciudad importante en Suramérica, excepto Venezuela en este momento.

– ¿Qué nos puede decir de los resultados en la región?

– Hoy por hoy estamos volando tres aviones, creo que en tres o cuatro años podríamos volar entre 18 y 22 aviones. Hoy tenemos 14 rutas y creo que en tres a cinco años yo estaría visualizando aproximadamente 44 rutas en Centroamérica. Estamos en 264.000 pasajeros en el primer semestre de este año, con tres aviones, pero como compañía pública no podemos especular cifras a futuro, pero se lo pongo en perspectiva con la cantidad de aviones.