Por: Marvin Barquero.   13 junio
Una mujer pasa frente a una barricada en la localidad de Sebaco, a 100 kilómetros de Managua, este 13 de junio. Una gran cantidad de retenes frenan el tránsito por Nicaragua, pese a que este miércoles hubo unos pequeños avances en algunos sectores. Foto: AFP /Inti Ocón
Una mujer pasa frente a una barricada en la localidad de Sebaco, a 100 kilómetros de Managua, este 13 de junio. Una gran cantidad de retenes frenan el tránsito por Nicaragua, pese a que este miércoles hubo unos pequeños avances en algunos sectores. Foto: AFP /Inti Ocón

El Gobierno y exportadores de Costa Rica acordaron la búsqueda urgente de sistemas de transporte alternativos al terrestre, en especial el marítimo, durante una reunión de más de dos horas, la tarde de este miércoles 13 de junio, ante el entrabamiento del tránsito en Nicaragua.

La reunión se realizó en la Casa Presidencial y va en la línea de un llamado urgente realizado por la Secretaría del Sistema de Integración Centroamericano (SICA), el cual instó a los gobiernos de Costa Rica y de El Salvador a detectar mecanismos para reactivar el comercio regional, paralizado por las protestas en Nicaragua.

La pretensión es establecer un puente, ya sea marítimo o aéreo, para trasladar las mercancías entre Costa Rica y el Salvador o viceversa, mientras el conflicto interno se extiende en Nicaragua.

Luego de más de dos horas de deliberaciones, representantes de casi todas las cámaras, la presidenta en ejercicio y Canciller, Epsy Campbell, el ministro de coordinación con el sector privado, André Garnier, y funcionarios de los ministerios de Comercio Exterior (Comex), Obras Públicas y Transportes (MOPT), concluyeron que la opción aérea es imposible por los altos costos y que la salida serían alternativas marítimas.

Francisco Gamboa, director ejecutivo de la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR), dijo que la alternativa marítima, empero, se topa con el problema de la saturación de los muelles nacionales. Aún así, comentó, se analizan las opciones de reactivar el posible servicio de un ferry entre Costa Rica y El Salvador, o algunos servicios de las navieras tradicionales.

Según Franciso Quirós, director ejecutivo de la Cámara Nacional de Transportistas de Carga (Canatrac), las opciones no son a muy corto plazo. Dijo que el próximo lunes se realizará una segunda reunión entre el Gobierno y el sector privado, en la cual las dos partes llegarán con opciones concretas de transporte marítimo.

El objetivo es tener un plan establecido, no solo para la actual emergencia sino para eventuales futuras y que se reactive de inmediato.

Laura Bonilla, presidenta de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco), resaltó el inicio de un trabajo conjunto entre el Gobierno y el sector privado, fundamental en la búsqueda de salidas a la crisis.

Quirós explicó que durante este miércoles 13 de junio se lograron pasar algunos de los retenes, pero no fue algo significativo. Así que el entrabamiento se mantiene. Estimó que están en Nicaragua alrededor de 150 choferes costarricenses con sus camiones.

El sector privado comercial advirtió, el pasado martes, de que puede perder alrededor de $10 millones por la situación en Nicaragua, donde las protestas surgieron desde el 18 de abril, a raíz de una fallida reforma al sistema de pensiones.

En tanto, los industriales calculan las pérdidas diarias en ¢2.600 millones.

El problema se presenta porque las barricadas o retenes bloquen las carreteas y los camiones de transporte de carga quedaron sin poder tránsitar. Esta situación se ha vuelto crítica en los últimos 10 días.