Negocios

Empresa ligada a Virgin Group invertirá $7 millones en parque solar Valle Escondido, en Guanacaste

BMR Energy, del multimillonario inglés Richard Branson, se encargará de construir proyecto que el ICE adjudicó desde el 2015 y con el cual tiene contrato de compra por 20 años

La empresa BMR Energy, propiedad de Virgin Group, invertirá $7 millones en la construcción y operación de la planta solar Valle Escondido, en Bagaces de Guanacaste, que tendrá una capacidad de generación de hasta cinco megavatios (MW).

La compañía venderá energía al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) por un periodo de 20 años.

BMR Energy adquirió el control del proyecto Valle Escondido, a finales de abril anterior, a la compañía Natural Partners.

Bruce Levy, director ejecutivo de BMR Energy, confirmó a La Nación que compraron el 100% del proyecto, así como la mayoría de los compromisos financieros.

“El proyecto Valle Escondido nos brindó la oportunidad de utilizar nuestras habilidades comprobadas en la gestión de proyectos y operaciones para establecer operaciones en el mercado de energía más renovable del mundo”, afirmó Levy.

Añadió que esperan tener el proyecto en operación a finales del verano, es decir, en setiembre próximo.

“Hemos considerado hacer inversiones en Costa Rica durante varios años buscando la oportunidad adecuada para invertir en energía renovable (...) La empresa está interesada en realizar inversiones adicionales en el mercado de energía renovable de Costa Rica”, recalcó el empresario.

BMR Energy opera proyectos de energías limpias en el Caribe y América Latina y es propiedad, desde el 2016, del grupo empresarial Virgin liderado por el multimillonario inglés Richard Branson.

Virgin Group, fundada en 1970, posee inversiones en telefonía móvil, viajes y transporte; servicios financieros; ocio y entretenimiento; entre otras actividades.

El ICE confirmó, por escrito, que el contrato con BMR Energy no tiene un monto específico de erogación, pues depende de la venta efectiva de energía.

“La responsabilidad que asume el ICE es la compra de la energía. Si la planta no produce electricidad, no hay pago. La energía se paga por la potencia máxima contratada y al precio fijado por la Aresep (Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos), revisado y ajustado anualmente. Por esas razones, no existe un monto de contrato establecido”, explicó la compañía estatal.

Además, recalcó que ya se contaba con un compromiso contractual adquirido y debe respetarse.

Sin avance

El desarrollo anunciado por BMR Energy no es nuevo en el portafolio de proyectos del ICE pues, desde el 2015, se abrió un proceso de contratación para desarrollarlo.

La empresa pública adjudicó, en ese año, el proyecto solar fotovoltaico Valle Escondido a Natural Partners, de la empresa italiana ReFeel.

El contrato entre la compañía estatal y la privada se firmó en febrero del 2019. Sin embargo, la construcción e instalación de 18.000 paneles no se realizó.

Cuando la iniciativa se adjudicó, la inversión estimada era de $5 millones, reconoció Jan Borchgrevink, director general de ReFeel en Costa Rica, en enero del 2018, durante una presentación hecha ante el Concejo Municipal de Bagaces.

“Para ganar en esta licitación la única manera fue cobrar lo más bajo, para ganar en este proyecto se debe ser lo más eficiente y rentable posible, afortunadamente del 2015 para acá, ha habido mejoras en los costos de inversión, entonces el proyecto está llegando a un punto de equilibrio, que lo hace viable, pero no es fácil”, dijo Borchgrevink, ante los regidores, según el acta de la sesión.

Ese mismo día, el empresario previó que la construcción del proyecto se iniciaba a mediados del 2018.

El anuncio de la reactivación del proyecto se da en medio de fuertes críticas, de los generadores eléctricos privados, a la decisión del ICE de no renovar de manera indefinida contratos de siete empresas productoras de energía limpia.

El Instituto justificó su determinación ante la caída de la demanda eléctrica desde antes de la pandemia y la reducción afrontada en el 2020, estimada en -3,6%, comparado con el 2019.

Sin embargo, implica un riesgo para las empresas privadas porque por ley solo pueden vender la energía al ICE, no lo pueden hacer a un tercero dentro o fuera de Costa Rica.

* Nota del redactor.

La nota se actualizó a las 8:00 p.m. del 20 de mayo para incluir la posición del ICE.

Óscar Rodríguez

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.