Marvin Barquero, Agencia AFP. 8 marzo

Costa Rica mantendrá un canal bilateral de negociaciones ya abierto con Estados Unidos con el objetivo de estar entre los posibles países excluidos del incremento de los aranceles al acero y al aluminio, anunciado la tarde de este 8 de marzo por el mandatario Donald Trump.

El Ministerio de Comercio Exterior (Comex) comunicó que el Gobierno costarricense se encuentra analizando en detalle las medidas adoptadas por su contraparte estadounidense a fin de determinar qué acciones serán necesarias para asegurar la defensa de los intereses nacionales.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mostró en la Casa Blanca la proclama donde se elevan los aranceles al acero y al aluminio. Estuvo en compañía de trabajadores de la industria de ese sector. Foto AFP / MANDEL NGAN
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mostró en la Casa Blanca la proclama donde se elevan los aranceles al acero y al aluminio. Estuvo en compañía de trabajadores de la industria de ese sector. Foto AFP / MANDEL NGAN

Esto en referencia a la proclama que el presidente Trump firmó este jueves 8 de marzo donde se imponen aranceles de 25% a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio y luego de que el gobernante estadounidense denunciara prácticas comerciales que son "una agresión" contra su país.

Estos aranceles entrarán formalmente en vigor en un plazo de 15 días, anunció Washington, aunque ese Gobierno dijo estar abierto a conversar "país por país" para negociar eventuales exenciones.

Solo México y Canadá quedarán exentos "por ahora" de esa tasa. Pero el ministro Alexánder Mora, del Comex, señaló este jueves que, en el marco de la posibilidad de exonerar a más países, mantendrán canales de negociación que fueron abiertos desde días atrás con las oficinas de la Secretaría de Comercio y del Representante Comercial, en Washington, y con la embajada de Estados Unidos en Costa Rica.

(Video) Trump grava el acero y el aluminio pese a advertencias sobre guerra comercial

Según Mora, las exportaciones de acero y aluminio de Costa Rica a Estados Unidos representaron el año pasado apenas un 0,12% de las compras de ese país. Además, del incremento en las importaciones estadounidenses experimentado en el último año, Costa Rica solo representó un 0,4%.

Esas cifras de volumen de ventas son utilizadas para argumentar ante los norteamericanos que Costa Rica no representa un peligro, señaló el jerarca costarricense de Comercio Exterior.

Agregó que, además, Costa Rica es un aliado de Estados Unidos si se analiza el asunto por los temas de seguridad nacional expuestos por Washington.

Sobreproducción

El ministro Mora se respaldó en versiones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para recordar que un elemento adicional es la sobreproducción mundial en el mercado del acero y aluminio.

Detalló que la imposición de aranceles en Estados Unidos posiblemente mermará los envíos a esa nación desde el resto del mundo y, por ende, abrirá la opción de producir más internamente allá. Esto, enfatizó, aumentaría el volumen de los dos productos a escala global.

En el caso de Costa Rica, el 99% de las colocaciones a Estados Unidos lo realizan dos empresas, Arcelor Mittal y Metalco, apuntó Mora.

Añadió que las empresas de ese tipo son intensivas en capital y menos en mano de obra, por lo cual es de esperar un bajo impacto en empleo.

Empero, Mora comentó que es posible que el aumento de precio de las exportaciones con motivo de los impuestos impida a las compañías establecidas en Costa Rica colocar el producto en el mercado estadounidense. Sin embargo, el peso de esas ventas es diferente en cada empresa, agregó, al aclarar que esos números los manejan las empresas y no el Gobierno.

A escala internacional no se hicieron esperar las reacciones ante la medida de Estados Unidos. En Pekín, el Gobierno chino dejó claro que "seguramente" adoptará una "respuesta apropiada y necesaria" a los aranceles estadounidenses, y al mismo tiempo presentó una enérgica protesta ante la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Por su parte, la estrategia de la Comisión Europea (brazo ejecutivo de la Unión Europea) pasa por tres tipos de respuestas: imponer fuertes aranceles a las exportaciones de productos emblemáticos de Estados Unidos, adoptar medidas de salvaguardia y una demanda ante la OMC.

Por su parte, Brasil, segundo exportador de acero a Estados Unidos, indicó que "recurrirá a todas las acciones necesarias" para preservar sus derechos, en tanto Japón advirtió que la medida podría tener un grave impacto en la relación económica entre esa nación y Estados Unidos.