Laura Ávila. 29 julio
A partir del próximo sábado 1.° de agosto Costa Rica recibirá a turistas que vendrán a bordo de las aerolíneas Lufthansa (grupo que traerá visitantes desde Alemania y Suiza por medio de Edelweiss) e Iberia. Lo que significa que las empresas realizarían de tres a cuatro viajes por mes. Foto: Alonso Tenorio.
A partir del próximo sábado 1.° de agosto Costa Rica recibirá a turistas que vendrán a bordo de las aerolíneas Lufthansa (grupo que traerá visitantes desde Alemania y Suiza por medio de Edelweiss) e Iberia. Lo que significa que las empresas realizarían de tres a cuatro viajes por mes. Foto: Alonso Tenorio.

A partir del 1.° de agosto Costa Rica reabrirá las fronteras aéreas para turistas internacionales de la Unión Europea (UE), Reino Unido y Canadá. Sin embargo, la apertura será tímida en los primeros meses, pues el país despegará con el 1% del tráfico aéreo internacional.

Así lo afirmó Rafael Mencia, director ejecutivo de Aeris Holding Costa Rica, operador del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría. Este porcentaje se obtiene con base en la cantidad de vuelos comerciales que el país recibió durante el 2019, comentó durante el conversatorio Costa Rica: Listos para despegar.

La actividad se desarrolló este miércoles 29 de julio y contó con la participación de Gustavo Segura, ministro de Turismo; David Hernández, gerente de la Asociación de Transporte Aéreo (IATA) para Centroamérica, Ecuador y Venezuela; Carlos Granados, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas de Costa Rica (ALA); y Sary Valverde, presidenta de la Asociacion Costarricense de Agencias de Viajes (ACAV).

A partir del próximo sábado 1.° de agosto Costa Rica recibirá turistas que vendrán a bordo de las aeronaves de las empresas Lufthansa (grupo que traerá visitantes desde Alemania) e Iberia; esto significa que las aerolíneas realizarían de tres a cuatro viajes cada una, por mes, según Mencia.

Sin embargo, este paso que da el país en medio de la pandemia por la covid-19 deberá enfrentar un inmenso desafío, pues los visitantes extranjeros se encuentran cautelosos cuando de viajar se trata.

Una encuesta de IATA refleja que el 36% de los pasajeros esperará seis meses o más para volver viajar, por lo que la demanda inicial será débil y la recuperación, lenta.

“Además de una lenta recuperación otro gran reto es recuperar la confianza de los pasajeros. La mayor cautela se da porque los viajeros están preocupados por contraer el virus y someterse a un potencial aislamiento, las medidas de posible aislamiento al regreso del viaje desincentivan los viajes de negocios o turismo”, manifestó David Hernández, representante de IATA.

Costa Rica podría estar entre la espada y la pared porque durante las últimas semanas se dispararon los contagios por la covid-19 y este 29 de julio se contabilizaron 456 pacientes nuevos con la enfermedad para un total de 16.800 casos desde que la pandemia arribó al territorio nacional, el pasado 6 de marzo.

El tráfico aéreo mundial tardará cuatro años en volver a la normalidad, de acuerdo con las proyecciones de IATA.

Para los meses venideros se estima que el país tenga un bajo tráfico de turistas internacionales, según el Director de Aeris Holding Costa Rica.

“Se podía más (apertura), vienen setiembre y octubre, meses de bajo tráfico en los aeropuertos porque hay mucha lluvia en Costa Rica y aún no empieza el invierno crudo de los países que luego buscan el calor. De manera que aspiramos que en la temporada alta tengamos mayor claridad”, indicó Mencia.

Sin embargo, para el titular de Turismo, Gustavo Segura, es mejor una apertura imperfecta a no abrir del todo las fronteras aéreas.

El reto: despertar confianza

Con este panorama el reto que enfrenta la industria turística costarricense es generar confianza en el turista internacional.

“¿Cuándo podemos volver a tener 3 millones de turistas? La realidad que tenemos es diferente porque hay una capacidad disminuida. Algunos de los pronósticos es que en el 2020 a Costa Rica podría llegar un millón de pasajeros y la última vez que llegamos al millón de pasajeros fue en 1999”, manifestó Carlos Granados, presidente de ALA, durante la actividad.

En esta coyuntura Costa Rica debe venderse como un destino sostenible, con actitud resiliente, con colaboradores altamente capacitados y con estrictos protocolos que eviten la propagación del virus SARS-COV-2, según el jerarca del ICT.

“Queremos definirnos como un destino aspiracional, casi como un santuario, para que aquellas personas que estén dispuestas a superar los temores de viajar vean a Costa Rica como un sector inteligente que está adoptando protocolos”, agregó Segura.

Con la llegada de la covid-19 el ICT capacitó a cerca de 8.000 personas del sector privado y otros entes para darles herramientas que les permita mejorar los servicios turísticos en medio de la pandemia.

Aplicar los protocolos sanitarios de manera pulcra e intensiva es uno de los llamados más contundentes que hace el Ministro de Turismo, pues de esto depende la reanimación de esta industria. Por eso, insta a las cámaras a que denuncien en caso de que algún hotel o empresario incumpla con los protocolos que exige el Ministerio de Salud.

“No son decisiones sencillas (las que se han tomado), son delicadas y estamos absolutamente condicionados por el avance de la pandemia. Hay muchas decisiones que no quisiera pensar que sean revertidas pero puede ser una posibilidad”, concluyó el ministro de Turismo.

El conversatorio se desarrolló en forma virtual y fue organizado por ACAV.