Patricia Leitón.   5 febrero
Ver más!

La Universidad de Costa Rica (UCR) convocará a innovadores a presentar proyectos que tendrán la ayuda de especialistas de la República de Corea, país que logró transformar su economía pobre en una rica, en cuestión de una década.

Esta es una de las inversiones que se realizará mediante el proyecto Hélice-UCR, cuyo documento para implementación se firmó desde el 16 de enero del 2019, entre UCR y la República de Corea.

La inversión que realizará la República de Corea a este proyecto será de $4,5 millones, la cual se ejecutará del 2019 al 2022.

De este monto, $1,1 millones se dedicarán a capital semilla y acompañamiento, y $1 millón para proyectos de vinculación universidad y empresa. También se destinarán recursos a un edificio y para la visita de expertos, entre otros.

“El objetivo de Corea es perfilarse como un socio estratégico para la región al lograr transferir sus conocimientos para el desarrollo y soporte de un modelo de fortalecimiento de las capacidades tecnológicas del país”, explicaron en la Universidad de Costa Rica.

José Francisco Aguilar, coordinador del proyecto Hélice Costa Rica, señaló que uno de los puntos importantes del proyecto es el desarrollo de capacidades, donde se va a tener a empresas y universidad con expertos coreanos.

“... todavía faltan definir los criterios de selección (de los proyectos) junto con los expertos coreanos, pero se tomarán en cuenta el equipo de trabajo, el perfil de emprendedores e investigadores, el tema de la novedad del producto, y si tiene propiedad intelectual...”. Marianella Cortés, directora de Proinnova-UCR.

El capital semilla se distribuirá entre 11 emprendedores innovadores, cada proyecto recibirá $100.000 para desarrollar su idea de negocio apoyados por el proyecto Hélice.

Otras 10 propuestas de vinculación universidad y empresa también dispondrán de $100.000 cada uno. Estas son iniciativas donde la investigación de la Universidad contribuye con el producto de la empresa. En este caso no hay límite para el tamaño de la empresa o se pueden unir también varias firmas pequeñas que están interesadas en un tema.

“En una generación Corea logró transformar su economía de una de las más pobres a una de las más ricas del mundo y en el corazón de este cambio se encuentra la innovación. Con innovación y la tecnología este país potenció la competitividad de las exportaciones e impulsó un notable crecimiento económico en las últimas décadas”, indicó la Universidad por medio de un comunicado.

¿Cómo participar?

Marianella Cortés, directora de Proinnova-UCR, explicó que las dos iniciativas son abiertas al público y que la convocatoria se hará posiblemente en julio del 2019 y estaría abierta tres meses.

Los proyectos deben pertenecer a una de cuatro áreas estratégicas: salud y bienestar, ambiente y energía, sociedad inteligente (que incluye temas como ciudades inteligentes), y agroalimentaria.

Cortés detalló que estas son áreas donde hay capacidades en el sector empresarial, también hay capacidades de investigación y donde tienen capacidad de causar impacto en Costa Rica y en el mundo.

El proyecto de capital semilla es administrado por la Agencia Universitaria de Gestión del Emprendimiento (AUGE), que se especializa en la creación y aceleración de empresas y entidades intensivas en conocimiento, y que funciona desde el 2012.

Por ello, quienes estén interesados es esta modalidad, el primer paso es acercarse a AUGE. La participación tiene un costo de ¢35.000 al mes.

Las propuestas universidad y empresa son manejados por la Unidad de Gestión y Transferencia del Conocimiento para la Innovación (Proinnova-UCR), que nació en el 2005, y la cual transfiere tecnología a las empresas con base en investigaciones de la Universidad, además se protege la propiedad intelectual.

En este caso el emprendedor propone el caso y Proinnova-UCR lo analiza.

Algunos ejemplos de proyectos que están en gestión de transferencia de Proinnova son, por ejemplo, una cera natural para autos, una variedad mejorada de chile dulce llamada Dulcitico, un aparato para controlar el nivel de descarga de agua en los inodoros así como su interrupción, y los libros LeoBallena y Espantos de Costa Rica, entre otros.

Cortés añadió que todavía falta definir los criterios de selección junto con los expertos coreanos, pero se tomarán en cuenta el equipo de trabajo, el perfil de emprendedores e investigadores, el tema de la novedad del producto, y si tiene propiedad intelectual que se puede proteger, lo cual funciona como un escudo para ese desarrollo, lo cual da ventajas competitivas.