Marvin Barquero. 7 enero
Las empresas Walmart y Gessa advirtieron que un rechazo a la compra de la segunda, propietaria de Perimercados, Súper Compro y Saretto, causaría el posible cierre de puntos de venta y pondría en peligro cientos de empleos. Foto: Graciela Solís
Las empresas Walmart y Gessa advirtieron que un rechazo a la compra de la segunda, propietaria de Perimercados, Súper Compro y Saretto, causaría el posible cierre de puntos de venta y pondría en peligro cientos de empleos. Foto: Graciela Solís

La Comisión para la Promoción de la Competencia (Coprocom) informó de que realiza los últimos análisis para definir si aprueba o rechaza, en definitiva, la compra del Grupo Empresarial de Supermercados S.A. (Gessa), propietario de Perimercados, Súper Compro y Saretto, por la cadena Walmart.

Coprocom estudia los alegatos de los recursos de apelación a favor de la operación presentados por las compañías interesadas en la transacción.

El presidente de la Comisión, Rodolfo Cheves, dijo que pese al receso de diciembre en las entidades del Gobierno, mantienen la intención de definir este caso a mediados de enero.

Cheves reafirmó la fecha, luego de ser consultado acerca de un campo pagado que publicaron Gessa y Walmart, en el cual se refieren a las consecuencias, según su criterio, de rechazar la negociación.

Para Cheves, en un proceso de este tipo, son normales las reacciones de alguna de las partes. Pero dijo que al estar en las últimas revisiones, prefiere no referirse con mayor profundidad sobre la publicación.

En un campo pagado conjunto, Walmart y Gessa afirmaron que Coprocom hizo un análisis erróneo de la situación de la segunda compañía para tomar su primera resolución, en la cual rechazó la transacción, al alegar concentración de mercado, así como posible poder para fijar precios.

El documento se publicó en la edición de La Nación, de este lunes 7 de enero.

Las dos empresas afirmaron que una negativa a la operación pone en riesgo cientos de empleos y provocaría la desaparición de varios puntos de venta. Agregaron que también perjudicaría a los consumidores, al contar con menos opciones para realizar sus compras.

Aunque se intentó hablar sobre el asunto con Walmart, al cierre de esta información, la compañía no había resuelto si responderá.

Al ser consultado acerca de una eventual presión, Cheves repitió que lo ven como una actitud normal en este tipo de procesos.

Erick Ulate, presidente del grupo Consumidores de Costa Rica, concluyó que pueden tener alguna razón las empresas.

En caso de no autorizarse la transacción, posiblemente, habrá cierres de puntos de venta, mientras nadie puede impedir que Walmart siga creciendo en cantidad de negocios.

Así que, analizó Ulate, se debe discutir el tema tanto desde el punto de vista del mercado como del consumidor y de los trabajadores, algo que –aseguró– no se ha hecho todavía.

Además, señaló, la Coprocom puede, posteriormente, obligar a una empresa a desconcentrarse, en caso de comprobarse problemas en el mercado.

En tanto, Gessa y Walmart denunciaron supuestos problemas en el proceso.

“Hubo una grave violación al procedimiento, cuando por primera vez, en la historia de Coprocom, se impidió a las partes la posibilidad de ofrecer compromisos y condiciones para atender a las preocupaciones de la autoridad. En su lugar, se rechazó directamente la compra sin cumplir esta etapa previa, que es obligatoria en el procedimiento” afirmaron las dos compañías en el campo pagado.

Las dos firmas involucradas anunciaron que acudirán a todos los pasos legalmente disponibles para resolver este caso.

El acuerdo de compra de Gessa y de sus cadenas Perimercados, Súper Compro y Saretto, se conoció públicamente el 19 de julio del año pasado. La concreción del acuerdo quedó sujeta, como dice la ley, a la consulta a la Coprocom.

Este ente la rechazó el 5 de diciembre pasado y, las dos empresas, por separado, acudieron la recurso de revocatoria, que está en este momento en proceso.