Jéssica I. Montero Soto.   13 abril
Los destinos de playa, como Manuel Antonio, siguen siendo favoritos de los costarricenses en Semana Santa. El sector turístico espera un repunte de las visitas internacionales, en especial de Estados Unidos, a partir de junio 2021. Foto: Cortesía de Jorge Castillo

El movimiento local en Semana Santa dio un breve respiro al sector turístico, en especial, en los destinos de playa: la Cámara Costarricense de Hoteles (CCH) registró una ocupación promedio de 75%, mientras que la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) reportó un flujo distribuido en ambas costas y algunas localidades de montaña.

Sin embargo, la denominada temporada “bajísima” ya regresó y se podría agravar por el adelanto en la temporada de lluvias fuertes. Ahora los negocios turísticos apuestan a los fines de semana largos (con feriados de fin de semana) y a una posibilidad: la “explosión” del turismo estadounidense hacia Costa Rica, en el segundo semestre, una vez que la vacunación masiva avance en ese país.

Así se lo manifestó Rubén Acón, presidente de Canatur, a La Nación. Acón aseguró que el turismo local históricamente ha representado entre el 15% y el 20% de los ingresos del sector.

“Es importante que la pandemia sea controlada, que no se eleven las tasas de contagio. En eso nosotros como sector hemos sido muy responsables: el turismo no es fuente de contagios. La apuesta ahora está con el turismo internacional. Creemos que con la vacunación masiva en Estados Unidos el turismo desde ese país, en el segundo semestre, va a hacer como una explosión, y ahí están las esperanzas”, aseguró Acón.

Gustavo Segura, ministro de Turismo, aseguró que la expectativa sobre un posible incremento del turismo desde Estados Unidos es positiva. “Si alcanzan la meta planteada, de tener en junio 200 millones de personas vacunadas, uno podría pensar que ese es un mercado absolutamente estratégico para Costa Rica”, indicó.

“Ya hay hoy algunos efectos positivos con aerolíneas, y que son producto de esas noticias de vacunación: las que ya están volando, están haciendo incremento de sus frecuencias entre Estados Unidos y Costa Rica. Y también hay aerolíneas que todavía no puedo mencionar, que no habían regresado y que ya están hablando con nosotros para volver en ese segundo semestre”, adelantó Segura.

Sin embargo, la proyección de visitación se mantiene en un millón de turistas durante el 2021, es decir, el mismo resultado del 2020. Segura explicó que en el primer año de la pandemia, los meses de enero y febrero representaron resultados extraordinarios para el país, por lo tanto, repetir el volumen de llegadas sin contar con esos primeros meses (que fueron deficitarios en 2021) sería un resultado positivo.

Además, otros mercados clave, como el europeo, representan una esperanza menor debido al comportamiento de la pandemia en grandes países emisores, como Francia e Inglaterra.

Acón aseguró que el turismo chino sería un contrapeso a la incertidumbre con Europa, y aunque ya se ajustó la legislación para permitir el ingreso sin visa desde ciertas ciudades del país asiático, los resultados de las gestiones se darían a corto o mediano plazo.

Distribuidos. Porcentajes aproximados de ocupación turística en destinos diversificados, más allá del tradicional turismo de playa en el Pacífico: Monteverde 55%, Sarapiquí 50%, Caribe Sur arriba de 80%, Zona de los Santos arriba de 90%. Fuente: ICT

Semana Santa fugaz

Los representantes del sector fueron enfáticos al afirmar que los efectos positivos de la Semana Santa fueron puntuales e insuficientes para la reactivación integral del sector.

Tanto Canatur como la CCH aseguran que un porcentaje grande del turismo de Semana Santa correspondió a viajes de un día, que tienen un impacto indirecto en el sector. Sin embargo, los resultados son catalogados como positivos.

Flora Ayub, directora ejecutiva de la Cámara de Hoteles, aseguró que la mayoría de las reservas se dieron entre jueves y sábado, y favorecieron en particular a los destinos de playa y algunos tradicionales de montaña, como Monteverde, aunque en porcentajes menores.

“Reaccionó un poco el turismo, no comparado al 2019, pero este movimiento representa generación de empleo; hay que recordar que la mayoría de hoteles mantiene gente con reducciones de jornada, entonces en esta semana pudieron trabajar más tiempo. Claro, no significó que con eso salimos de la crisis: los promedios de ocupación están otra vez en 25% a 30% fines de semana y vienen las temporadas bastante bajas”, advirtió Ayub.

El sector hotelero está concentrándose en el corto plazo, y ahora tiene la mira puesta en los feriados que se trasladan al lunes y esperan movimiento alto en el fin de semana del 1°. de mayo.

“Además, en el área metropolitana la ocupación en Semana Santa fue más bien peor que el resto del año. Los hoteles se mantienen haciendo ofertas y actividades especiales como atracciones familiares, espectáculos de magia, conciertos desde los balcones internos y otras iniciativas que vale la pena considerar”, recalcó Ayub.

El turismo entró en la denominada “temporada cero” hace un año, en abril del 2020, a raíz del cierre de fronteras y las medidas sanitarias, como el confinamiento y los cierres comerciales. Antes de ese momento, el sector generaba por encima de 500.000 empleos, en su mayoría en zonas rurales.

El ministro Segura recordó que, una vez superado el plan de empleo público, en la Asamblea Legislativa se deberán discutir al menos cinco proyectos fundamentales para alcanzar la meta de visitación de un millón de turistas, entre ellos, los relacionados con nómadas digitales, producción cinematográfica y fondo nacional de avales.