Cristina Fallas Villalobos. 21 marzo
Al transformar el hotel Tamarindo Diriá en Sol Tamarindo, este se une a la oferta de la marca Sol by Meliá. Foto: Meliá Hotels International
Al transformar el hotel Tamarindo Diriá en Sol Tamarindo, este se une a la oferta de la marca Sol by Meliá. Foto: Meliá Hotels International

Meliá Hotels International retomará operaciones en Costa Rica, a partir del 1°. de agosto, al transformar el Tamarindo Diriá Beach Resort, ubicado en Guanacaste, en el complejo hotelero Sol Tamarindo.

El resort está compuesta por 242 habitaciones distribuidas en varios edificios (la mitad de ellas con vistas al mar y las otras con vista a las piscinas o zonas ajardinadas), seis restaurantes, tres bares, cuatro piscinas, cancha de tenis y gimnasio.

La cadena informó de que adaptará el hotel a los estándares y atributos de la marca Sol by Meliá en varias etapas. Este concepto hotelero está consolidado en el segmento vacacional en el Mediterráneo y, cada vez más, en Asia y América.

Meliá no detalló cuánto invertirá en las modificaciones del inmueble –que es propiedad de Grupo Diriá– y en la implementación del nuevo concepto.

Gabriel Escarrer, vicepresidente ejecutivo y CEO de Melía Hotels Internacional, mencionó en un comunicado que con esta nueva firma tienen presencia en 10 países distribuidos en cuatro continentes.

“Seguimos reforzando nuestra presencia en los principales destinos vacacionales. Además, acogemos con especial entusiasmo la incorporación del Sol Tamarindo, resort con el que la compañía vuelve a estar presente en un destino absolutamente esencial, como lo es Costa Rica”, agregó Escarrer.

El hotel tiene fácil acceso desde los aeropuertos de Tamarindo (a cinco minutos de distancia) y Liberia (a una hora), según un comunicado de prensa enviado por la cadena hotelera.

La competencia hotelera en Guanacaste sigue en aumento pues el Instituto Costarricense de Turismo registraba, en setiembre del 2018, al menos siete proyectos hoteleros que iniciarían operaciones en ese año o que estarían en desarrollo.

Esos complejos, en conjunto, agregaría 987 habitaciones a la oferta guanacasteca.

Una de las propuestas más recientes (abrió en noviembre del 2018) es el Hotel W en Reserva Conchal. Florida Ice & Farm invirtió $50 millones en ese complejo de 150 habitaciones, cinco bares y restaurantes, spa, zipline (tirolesa), un club de playa privado, entre otras amenidades.