País alcanzará la atracción de unos 600.000 turistas extranjeros y la movilización de tres millones de visitantes nacionales

 17 junio, 2014

Río de Janeiro

Cuatro días después de que Brasil inaugurara la Copa del Mundo con una victoria sobre Croacia, el país anfitrión del Mundial también ha logrado un gol fuera del terreno, al estar en la senda de conseguir los objetivos turísticos marcados, dijo este lunes el gobierno.

Fanáticos de la selección alemana de fútbol celebran en Río de Janeiro tras la victoria de su equipo.
Fanáticos de la selección alemana de fútbol celebran en Río de Janeiro tras la victoria de su equipo.

"El balance para las primeros días del Mundial es positivo en general", dijo el ministro de Turismo Vinicius Lages.

Los primeros datos indican que Brasil alcanzará sus objetivos de atraer a unos 600.000 turistas extranjeros y tres millones de visitantes nacionales a la largo del mes que dura el Mundial, que finaliza el próximo 13 de julio, aseguró.

Lages dijo a la prensa en Río de Janeiro que Brasil espera ganar $3.000 millones procedentes del turismo en las 12 ciudades sedes del Mundial.

El ministro insistió en que, a pesar de un gran número de problemas sociales, Brasil es "un país alegre, un descanso para el espíritu" y calificó al Mundial de "una enorme ventana".

Con los aficionados estadounidenses como mayores compradores de entradas después de los brasileños, Lages afirmó que ofrecerles visados para este evento "nos ayudó mucho".

Brasil, con seis millones de turistas al año, está por detrás de otros grandes destinos mundiales como Francia que atrae a 83 millones cada año o los 67 millones de Estados Unidos.

Lages consideró que Brasil debe aferrarse a este interés generado por la Copa del Mundo para conseguir un mayor número de visitantes acorde con su potencial turístico, utilizando también los Juegos Olímpicos de Rio-2016 como trampolín para ello.

Pero admitió que todavía necesitan muchas mejoras en infraestructuras, principalmente en transportes.

Etiquetado como: