Por: Patricia Leitón 24 febrero, 2014

Las empresas que venden en el país artículos importados han tenido que buscar vías para afrontar el incremento en los costos.

Un caso es el de la tienda Rosabal, en Heredia, la cual importa el 80% de los artículos que vende.

Álvaro Rosabal, gerente de la empresa, compartió algunas de las estrategias que han seguido para no impactar los precios.

“Estamos comprometidos con nuestra estimable clientela, por ello compartimos estrechos vínculos con nuestros proveedores, de manera tal que minimicemos el efecto de este tipo de situaciones”, expuso Rosabal.

El gerente agregó que se han esforzado por asegurar los compromisos crediticios, previendo las posibles fluctuaciones en el precio del dólar.

También mantienen un constante monitoreo del tipo de cambio y cuando hay una disminución aprovechan para negociar la compra de divisas con entidades.

“Al día de hoy, no nos hemos visto obligados a ajustar los precios de venta al público, en gran parte por los esfuerzos anteriormente comentados”, dijo el empresario.