22 mayo, 2006

Caracas, 22 may (EFE).- Los ministros de Energía y Petróleo de Argentina, Bolivia, Brasil y Venezuela discutirán el próximo 7 de junio en Caracas detalles del proyecto de construcción del llamado "Gran Gasoducto del Sur", informó hoy el Gobierno venezolano.

El ministro del sector de Venezuela, Rafael Ramírez, dijo en una rueda de prensa que previamente se reunirán el 5 y 6 de ese mes los siete equipos técnicos conformados para el proyecto, "que están estudiando (...) problemas ambientales, la ingeniería, la ruta y los proyectos especiales", entre otros asuntos.

El gasoducto, cuya construcción se estima que demandará una inversión de 20.000 millones de dólares, recorrerá unos 8.000 kilómetros desde Venezuela hasta Argentina, sin contar una red de ramificaciones, entre ellas una que incorporará el gas natural producido por Bolivia.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, aseguró la semana pasada que ni su país ni Bolivia pretenden monopolizar el recurso y que, por el contrario, buscan que sirva de motor para la integración, como lo fue el carbón y el hierro para la Unión Europea (UE).

"Así como en Europa la UE comenzó con aquella sociedad del hierro y el carbón, nosotros planteamos a América del Sur" ese gasoducto, "utilizando la gran reserva de gas que tiene Venezuela, 150 trillones de pies cúbicos probados, y eso muy probablemente se va a duplicar en los próximos años", dijo Chávez en una visita a Londres.

Reiteró que "nosotros no tenemos ningún plan para monopolizar el gas" y que, por el contrario, "estamos luchando contra los monopolios" y que en ese sentido "estamos trabajando duro y rápido" con los presidentes de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; Argentina, Néstor Kirchner; y Bolivia, Evo Morales.

"Invitamos a los inversores británicos y de Europa a mirar este proyecto con interés", añadió entonces el mandatario venezolano e hizo hincapié que se trata de "energía limpia, barata y segura a todos los países y pueblos de Sudamérica".

En su opinión, el gasoducto suministraría "energía para 150 años al menos", al tiempo que es "un proyecto de liberación social para impulsar la lucha contra la pobreza y el desarrollo integral y sustentable".

En el proyecto intervendrían la empresa brasileña Petrobras, así como las estatales Enarsa, de Argentina; Petróleos de Venezuela (PDVSA) y Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

Funcionarios de Brasil han dicho que la concreción del proyecto depende de que Venezuela certifique sus reservas de gas natural, en tanto que los de Bolivia han advertido que la minoritaria presencia accionaria estatal brasileña en Petrobrás (30 por ciento) le impediría participar. EFE

ar/jss