7 diciembre, 2010
 Hacienda Juan Viñas es una de las participantes en el programa.Arch.
Hacienda Juan Viñas es una de las participantes en el programa.Arch.

Un total de 36 compañías con operaciones en el país (20 de capital local, diez mixtas y seis transnacionales) autoevaluaron, este año, su gestión en materia de responsabilidad social empresarial (RSE), y 11 de ellas lo hicieron por primera vez.

Entre las nuevas firmas que participaron en el programa, llamado “Indicarse 2010”, están Próxima Comunicaciones, Grupo Monge, Grupo Islita y Punto Rojo.

El programa es impulsado por la Asociación Empresarial para el Desarrollo (AED), organización que promueve la RSE en Costa Rica.

La autoevaluación consta de siete ejes en áreas como gobernabilidad (rendición de cuentas), público interno (compromiso con los colaboradores), ambiente, relaciones con proveedores, mercadeo responsable, relaciones con la comunidad y política pública.

Algunos de los resultados que arrojó esta autoevaluación indican que el 67% aplica su propio código de ética, el 97% tiene definida su misión, visión y valores, y el 64% cuenta con servicios médicos para sus colaboradores.

En otros datos, el 67% de las empresas tiene identificada su huella ambiental y cuenta con una política para disminuirla, el 69% posee programas de reciclaje, el 75% cuenta con una política de atención al cliente y el 64% tiene presupuesto para obras sociales.

“El tema de responsabilidad social cada vez reviste más importancia para el sector empresarial. Esto se ve en el aumento de la cantidad de empresas que se autoevalúan. En los primeros años, desde el 2004, participaron entre seis y siete empresas, pero ahora son 36”, indicó Francisco Hernández, coordinador de Comunicaciones de AED.

Riteve es una de las empresas que, por segundo año, participa en este programa. De acuerdo con Berlioth Herrera, encargada de Responsabilidad Social, la firma ha logrado identificar las oportunidades de mejora en esta área.

Entre ellas, mencionó la reducción en el uso de papel, el agua y el aire acondicionado, así como las mejoras físicas en las diferentes estaciones de servicio para que personas con discapacidad puedan laborar en esta empresa.

“Estamos enmendando nuestras prácticas luego de esta segunda radiografía, y los resultados son más que positivos”, expresó.