Patricia Leitón.   17 agosto
La confianza de los consumidores estadounidenses se deterioró fuertemente en agosto, según la estimación preliminar de una investigación realizada por la Universidad de Michigan. Foto: AFP.

La probabilidad de una recesión en Estados Unidos puede golpear más el poco crecimiento en la producción que tiene el país, pero la baja en los rendimientos de los bonos del tesoro que eso ha generado, así como la reducción en el precio de algunas materias primas podrían traer algunos beneficios, según analistas consultados.

Algunas señales que alimentan la posibilidad de una recesión en Estados Unidos debido a la guerra comercial con China son la inversión de la llamada curva de rendimientos, en donde los rendimientos de los bonos de corto plazo tienen un rendimiento mayor que los de largo plazo, lo cual, en el pasado, ha antecedido desaceleraciones económicas.

#related

La agencia de noticias AFP informó, este viernes, que la confianza de los consumidores estadounidenses se deterioró fuertemente en agosto, según la estimación preliminar de una investigación realizada por la Universidad de Michigan.

El índice de confianza se situó en 92,1 puntos, más de seis puntos por debajo de su nivel anterior y su cota más baja desde comienzos de año.

“El crecimiento económico de los principales socios económicos de Costa Rica se ha venido revisando al a baja, y eso diríamos que no es una noticia positiva en el tanto limita el potencial de venta de nuestros productos y servicios a esos mercados”, comentó el economista Alberto Franco.

A raíz de la posibilidad de que la expansión económica en Estados Unidos llegue a su fin ha habido efectos en los mercados financieros, pues los inversionistas se refugian en instrumentos seguros como el oro o los bonos del Tesoro de Estados Unidos.

Esto ha hecho bajar el precio de los rendimientos de los bonos del tesoro, por ejemplo, el rendimiento de los bonos del tesoro a 10 años pasó de 2,04% el 17 de julio de este año a 1,52% el 15 de agosto.

Para Franco esto es una noticia positiva para Costa Rica en momentos en el Gobierno planea vender en el mercado internacional bonos por hasta $1.500 millones, según la autorización legislativa que tiene.

“La tendencia que vienen mostrando las tasas de interés a nivel internacional auguran condiciones relativamente favorables para esa colocación de títulos tanto en términos de tasas, como en términos de premio por encima de los bonos del tesoro”, comentó Franco.

El asesor económico de Grupo Prival, Vidal Villalobos, tiene una lectura diferente del fenómeno y considera que los movimientos en los mercados financieros pueden ser adversos para una futura colocación de bonos de Costa Rica.

Su argumento es que los inversionistas están buscando los valores más seguros como el oro o los bonos del tesoro de Estados Unidos, pero no los bonos de países emergentes como Costa Rica.

Esto, considera puede generar una salida de capitales del país que ponga presión al tema cambiario, aunque el país tiene reservas en divisas suficientes ($7.844 millones al 15 de agosto).

Otros efectos del menor crecimiento probable, que anadió Franco, son menos presiones sobre los precios de materias primas como el petróleo debido a la menor demanda.

De esta forma la situación externa podría tener efectos negativos o positivos sobre el país y en este momentos es difícil medir cuáles pueden pesar más.