Patricia Leitón. 17 junio
Negocios cerrados, en marzo pasado, por la pandemia de covid-19. Aún así, el impuesto de ventas interno aumentó 16% en los primeros cinco meses del 2020 respecto a igual periodo del año anterior. Foto: Jeffrey Zamora
Negocios cerrados, en marzo pasado, por la pandemia de covid-19. Aún así, el impuesto de ventas interno aumentó 16% en los primeros cinco meses del 2020 respecto a igual periodo del año anterior. Foto: Jeffrey Zamora

Los resultados acumulados hasta mayo de las finanzas del Gobierno Central muestran que la aplicación de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas (número 9.635), aprobada en diciembre del 2018, está ayudando a contener el deterioro fiscal que profundiza la pandemia del nuevo coronavirus.

En los primeros cinco meses del año, según los resultados divulgados este miércoles 17 de junio por el Ministerio de Hacienda, la recaudación de impuestos cayó 6,1% respecto al mismo periodo del año anterior.

La recaudación del impuesto sobre las utilidades cayó un 2%. El Ministerio de Hacienda explica, en el comunicado, que este ingreso se afectó por un menor aporte de personas jurídicas (empresas) y remesas al exterior.

Sin embargo, la recaudación de este impuesto a las personas físicas creció 20,05% a mayo del 2020, en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Un factor que puede influir en este resultado es que con la ampliación del impuesto al valor agregado (IVA) a los servicios, que incluyó la Ley 9635, ahora quedan registrados los ingresos de muchos profesionales, mejora la trazabilidad, y eso se puede ver reflejado en una mejora en la recaudación del tributo sobre la renta.

Por su parte, la recaudación del impuesto de ventas (ahora IVA) decreció 1,4%, en lo cual influye una caída de 24% en el IVA cobrado en aduanas. Sin embargo, el IVA cobrado en el ámbito interno aumentó 16,2%.

El IVA a los bienes y servicios, que creó la reforma fiscal, entró a regir en julio del 2019, lo cual explica dicho incremento pues se compara con un impuesto de ventas que, en los primeros cinco meses del 2019, se aplicaba principalmente sobre bienes.

Además, la Ley de Alivio Fiscal, publicada el 20 de marzo del 2020 en La Gaceta, que se aprobó a raíz de la pandemia, permitió a los contribuyentes posponer los pagos del IVA de marzo, abril y mayo en este año.

Los ingresos y utilidades para el año 2020 representan el 39,0% de los ingresos por impuestos, mientras que el ingreso por concepto de ventas es el 35,2%.

El gasto

Los gastos totales, por su parte, en los primeros cinco meses del año, cayeron un 0,6% respecto al mismo periodo del año anterior, y los gastos sin intereses bajaron 5,2%.

“La aplicación de la Ley 9635 y de medidas administrativas provocaron que el gasto total del Gobierno Central (incluyendo intereses) decreciera 0,63% (¢19.455 millones menos) respecto a mayo del 2019.

“Este rubro equivale a 0,05% del PIB y muestra la mayor reducción de los últimos años”, indicó el Ministerio de Hacienda en el comunicado.

La Ley 9635 incluyó modificaciones para pasar el pago de 95 pluses salariales, de montos porcentuales a pagos nominales, lo cual influye en este comportamiento.

No obstante, en el rubro de gastos los intereses siguen creciendo a una tasa alta. Aumentaron 18,8% en los primeros cinco meses del 2020 respecto al 2019.

“El pago de intereses es el mayor desafío para la sostenibilidad fiscal de Costa Rica, a mayo del 2020 se pagaron ¢689.289 millones por este concepto, equivalente a 1,94% del PIB (producto interno bruto)”, indicó Hacienda.

Dicho desafío se incrementa con la degradación en la calificación de la deuda del Gobierno que realizó recientemente la agencia Standard & Poor’s.

En el gasto destaca también una caída de 3,8% en las transferencias que hace el Gobierno a otras entidades y una disminución de 36,1% en el gasto de capital.

Con estos resultados, el déficit primario (exceso de gastos sin intereses sobre los ingresos totales) baja en 10,5% en los primeros cinco meses del 2020 respecto al mismo periodo del año anterior.

El monto del déficit fue cercano a los ¢360.000 millones, lo cual representó el 1% de la producción.

Por su parte, el déficit financiero (exceso de gastos totales sobre los ingresos totales) aumentó 6,8%. Este sumó cerca de ¢1 millón de millones, lo cual representó 2,95% de la producción.

“Es de esperar que una nueva revisión del presupuesto, que conducirá a la presentación de un presupuesto extraordinario, genere una reducción mayor de este rubro en meses próximos, lo que, junto con un mejor desempeño de los ingresos y una mejora en la gestión de la deuda, puedan dar sostenibilidad a las finanzas públicas, conforme a la situación económica actual”, señaló el ministro de Hacienda, Elián Villegas.

Por su parte, Isaac Castro, viceministro de Ingresos, añadió que el aumento en la recaudación del IVA interno y de renta a las personas jurídicas es importante porque si se observa como una orientación hacia adelante, a medida que se reaperture la economía existe la posibilidad de que estos ingresos tributarios se aceleren, lo cual, unido a una revisión del gasto y a una mejora en la gestión de la deuda, ayudarían a dar sostenibilidad a las finanzas públicas.