Por: Patricia Leitón.   28 agosto
Oficinas centrales del Banco Nacional en San José. El precio de la divisa en ventanilla también ha registrado una leve alza. Fotos: Mayela López

El precio del dólar comenzó a abandonar, desde el 16 de agosto pasado, la pasividad que había mantenido desde finales de mayo pasado.

Entre el 16 y el 28 de agosto de este año, el precio promedio de la divisa en el mercado mayorista Monex subió ¢3,63 al pasar de ¢567,97 a ¢571,60. Aunque la variación es pequeña, pues es de apenas un 0,64%, quiebra una tendencia que mantuvo desde el 31 de mayo hasta el 14 de agosto. En ese periodo se mantuvo muy cerca de los ¢568.

El mercado mayorista Monex es donde se mueve primero el precio de la divisa. Ahí se negocian cantidades superiores a $1.000 y participan principalmente empresas, entidades financieras y también interviene el Banco Central en distintas formas: para estabilizar el mercado, para operaciones propias y para comprar o vender divisas para las entidades del sector público.

El aumento ya se refleja también en los precios que aplican las entidades en las ventanillas de los bancos al público. El precio de referencia de compra pasó de ¢564,08 el 17 de agosto (resultado del promedio de las transacciones del día anterior) a ¢566,09 el 29 de agosto. El de venta cambió de ¢570,12 a ¢ 573,18.

¿Qué influye en este comportamiento?

Uno de los factores que puede explicar el comportamiento es que todavía esta es una época del año seca en divisas y por lo tanto el tipo de cambio tiende a aumentar.

Según el estudio Aproximación de patrones estacionales en el mercado cambiario de Costa Rica, del Banco Central, que analizó el comportamiento del mercado entre octubre del 2006 y junio del 2013, entre abril y octubre el tipo de cambio tiende a subir, mientras que los niveles más bajos se alcanzan a inicios del año (enero a abril) y en diciembre.

Esta situación se refleja en las ventanillas de los bancos donde, en los últimos días, las compras de divisas de los intermediarios al público han sido menores que las ventas.

Por ejemplo, entre el 16 y el 24 de agosto, las entidades han comprado al público $486 millones y han vendido casi $471 millones.

El tipo de cambio también puede comenzar a reflejar la llegada al Banco Central del nuevo presidente, Rodrigo Cubero, quien aseguró que durante su gestión el precio de la divisa tendría mayor flotación, tanto para arriba, como para abajo. Esta variabilidad tiene el objetivo de seguir avanzando en el esquema de metas de inflación, donde toda la política cambiaria y monetaria se somete a alcanzar un objetivo para este indicador.

Emmanuel Agüero, especialista en Análisis Económico de Aldesa, consideró que también influye en el comportamiento de la divisa que, desde junio, el Banco Central comenzó a cobrar una comisión cercana de 0,7% en el Monex.

“Ante esa política, recientemente los bancos han logrado venderse o comprarse entre ellos sin pasar por Monex, por lo que se ha producido una baja de volumen considerable en el mercado, generando que los compradores de dólares adquieran el precio que les ofrezcan”, dijo Agüero.

“En ese sentido, la ligera subida en el tipo de cambio responde más un tema regulatorio que ha afectado al mercado”, opinó el especialista.

En el mercado mayorista, el Banco Central ha vendido este año cerca de $361 millones más de lo que ha comprado, en gran medida para satisfacer las necesidades del sector público.

Esta es una de las razones que explican la baja en las reservas del Banco Central –que son los fondos que tiene la entidad– para hacer frente a dificultades externas; no obstante, todavía mantienen niveles robustos con respecto a las necesidades del país ($7.819 millones al 27 de agosto).

“Las reservas internacionales netas cayeron $170,5 millones (en julio), producto principalmente de las ventas netas de divisas realizadas por el Banco Central al Sector Público no Financiero por $78,1 millones, el retiro de depósitos del Ministerio de Hacienda por $83,3 millones, en especial para atender la amortización de títulos de propiedad en dólares y, la reducción en los depósitos por concepto de encaje que mantienen las entidades financieras en el Banco Central por $9,6 millones”, explicó el Banco Central en su informe de coyuntura mensual de agosto.