GDA/El Nuevo Dia/Puerto Rico. 3 agosto
Trump dijo el pasado 31 de julio que aplicaría más aranceles a los productos chinos. (Foto Nicholas Kamm / AFP)
Trump dijo el pasado 31 de julio que aplicaría más aranceles a los productos chinos. (Foto Nicholas Kamm / AFP)

Las acciones estadounidenses tuvieron la peor semana de 2019 a medida que los inversionistas se preocuparon por la escalada de la guerra comercial de Donald Trump con China.

Los bonos del Tesoro subieron, mientras que el yen se fortaleció. El S&P 500 cayó por quinto día consecutivo, su mayor pérdida semanal desde la venta masiva de diciembre.

La angustia comercial volvió al centro de atención después de que Trump dijo el pasado 31 de julio que aplicaría más aranceles a los productos chinos, lo que se suma a las preocupaciones de que la disputa pueda descarrilar la economía global. China prometió que contrarrestaría la amenaza.

El presidente potenció su retórica, diciendo que podría aumentar los impuestos a una “cifra mucho más alta”.

Las acciones ya estaban bajo presión después de que los inversionistas se quejaron de que el primer recorte de tasas de la Fed en una década no llegó con garantías de mayor flexibilización.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años se mantuvieron cerca del nivel más bajo desde 2016, después de que el informe de empleos de EE.UU. de julio tuvo poco impacto en los puntos de vista sobre la economía y el camino para la política de tasas futuras.

El dólar bajó frente a la mayoría de las principales monedas.

“El anuncio de una escalada de la tensión comercial es el riesgo clave para los mercados ahora que la Fed está flexibilizando la política monetaria y vale la pena observar hasta qué punto el gobierno impulsará los aranceles que finalmente afectan al consumidor, que hasta ahora ha sido muy resistente”, indicó Chris Zaccarelli, principal oficial de inversiones de Independent Advisor Alliance.

El informe de empleos agregó otra pieza a un rompecabezas ya grande que incluye a la Fed, las ganancias y el comercio.

Si bien China aún no ha ofrecido detalles sobre las medidas que tomará, la repentina escalada de la disputa ha agitado a los mercados en una semana ya llena de acción entre ganancias corporativas y reuniones del banco central.

Copyright Grupo de Diarios América